• |
  • |
  • AFP

Italia emprende este jueves una ronda de consultas clave para la salida de la crisis política provocada por la caída del gobierno populista formado por la ultraderechista Liga de Matteo Salvini y el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S).

El presidente Sergio Mattarella, árbitro de la situación según la Constitución, ha recibido este jueves en el palacio del Quirinale a las principales formaciones políticas, tras lo cual anunciará si se puede formar un gobierno o convoca elecciones anticipadas.

El Partido Demócratico (izquierda), con aproximadamente el 20% de las intenciones de voto, propuso una alianza con el M5E, tras el divorcio con Salvini el 8 de agosto, después de 14 meses de matrimonio. El presidente Sergio Mattarella

El líder del PD, Nicola Zingaretti lanzó un "gobierno para el cambio", "fuerte" y "sólido", con un programa nuevo, aunque aclaró que en caso de que no sea posible formarlo, habría que optar por las urnas.

Zingaretti advirtió que entre las condiciones fijadas para una alianza con los antisistema figura que se confirme la "vocación europea" de Italia.

"Hemos expresado al presidente la voluntad de formar una mayoría distinta con el inicio de una fase política nueva", dijo.

La derecha quiere elecciones

La posibilidad de un gobierno de izquierda basado en una alianza entre el PD y el M5E, apoyado por otras pequeñas fuerzas de izquierda e independientes, ha sido condenada sin titubeos por las fuerzas de derecha y centro-derecha.

La líder del ultraderechista Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, pidió al presidente elecciones legislativas inmediatas como "la única salida posible y respetuosa".

Meloni desea una alianza con Salvini y el partido Forza Italia de centro derecha del multimillonario Silvio Berlusconi, que según los sondeos alcanzaría un abrumador 50% de los votos en caso de elecciones.

"La salida sabia son las elecciones anticipadas", afirmó por su lado Berlusconi tras el encuentro con el presidente.

El magnate, que ha perdido mucho consenso y podría prácticamente desaparecer políticamente, tildó de "peligroso" la posibilidad de un ejecutivo de izquierdas, con impuestos a las propiedades y al ahorro.

La posibilidad de elecciones anticipadas en octubre preocupa a la tercera economía de la zona del euro, fuertemente endeudada y que debe preparar su delicado presupuesto para 2020 y que además debe tomar medidas imperativas para evitar un aumento automático del IVA el próximo año.

La crisis italiana "ocurre en una fase crítica para Europa con un riesgo de recesión en Alemania y la instalación de una nueva Comisión en Bruselas", explicó Andrea Montanino, economista jefe de la confederación de industriales, Confindustria.

El reto de M5E

La decisión del M5E, primera fuerza en el Parlamento con el 32% en las legislativas del 2018, y que según los sondeos se ha fuertemente desgastado bajando al 15/16%, será fundamental.

El movimiento, que nació del rechazo de la vieja casta política y contra la corrupción, cuenta con varias corrientes dispares, incluida una fuerte, de tendencia euroescéptica.

Formar una coalición tan extensa y hacerla durar va a ser una tarea dura y llena de dificultades, más aún que dure casi cuatro años.

El primer objetivo es frenar el avance de los ultraderechistas de Salvini, conjurar su llegada al poder y el fortalecimiento de sus aliados en Europa, como la francesa Marine Le Pen.

El PD además adelantó que no acepta como candidato a la jefatura del gobierno a Giuseppe Conte, quien salió íntegro de la crisis.

Para dirigir un gobierno con un tinte más rojo, de izquierdas y claramente proeuropeo, circulan varios nombres entre ellos el ex juez anticorrupción Raffaele Cantone y la magistrada de la Corte Constitucional, Marta Cartabia, quien sería la primera mujer en la historia de Italia que llega al ser primer ministro.