• Damasco, Siria |
  • |
  • |
  • AFP

El régimen sirio anunció el jueves la apertura de un corredor humanitario para permitir a los civiles salir de la región de Idlib, donde su campaña militar provocó cientos de muertos y un éxodo masivo de la población.

Apoyado por la aviación rusa, el régimen de Bashar al Asad bombardea casi sin tregua desde finales de abril la provincia de Idlib y zonas vecinas, en el noroeste del país, dominadas por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS, exrama siria de Al Qaida) y que albergan grupos rebeldes.

Casi 900 civiles han muerto en los bombardeos sobre Idlib y los sectores adyacentes en manos de HTS y de los insurgentes en las provincias vecinas de Alepo, Hama y Latakia, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El corredor anunciado está destinado a los habitantes de una región compuesta de varios pueblos, ubicada entre el sur de Idlib y el norte de Hama, y que se encuentra asediada por las fuerzas prorrégimen tras su avance estos últimos días.

Durante sus reconquistas en los últimos años, el poder abrió corredores para permitir a los civiles salir de los bastiones rebeldes e ir a las regiones gubernamentales o en manos de sus adversarios. Los habitantes se resisten en cambio a tomarlos por temor a detenciones.

"Siria anuncia la apertura de un corredor humanitario en la región de Suran, en el norte de la provincia de Hama, para permitir a los ciudadanos que lo deseen salir de las regiones controladas por los terroristas en el norte de Hama y el sur de Idlib", indicaron autoridades en Damasco, citadas por la agencia oficial Sana.

Casi 900 civiles han muerto en los bombardeos sobre Idlib. Imagen referencial. Archivo/END

Cumbre tripartita en Ankara

Esta iniciativa interviene cuando Turquía, fronteriza con la provincia de Idlib y que apoya a grupos rebeldes sirios, anunció una cumbre el 16 de septiembre en Ankara entre los presidentes ruso, iraní y turco para tratar sobre Siria.

Igualmente, el régimen reconquistó la víspera Jan Sheijun, una ciudad del sur de Idlib abandonada por los yihadistas y los rebeldes ante el avance de las fuerzas progubernamentales.

La región engloba también las localidades de Morek, donde Turquía cuenta con un puesto de observación y Kafr Zita, ambas en la provincia de Hama. Ankara dispone de varios puestos de observación militares en las provincias de Idlib y de Hama.

Por ahora es difícil saber si los civiles tomarán el corredor. La región se encuentra ya casi vacía, según el OSDH, que el jueves informó que el régimen había avanzado de nuevo, apoderándose de una aldea, una colina y terrenos agrícolas.

Desde finales de abril, más de 400.000 personas fueron desplazadas por la violencia en el sur de Idlib y el norte de Hama, según la ONU.

"Estamos recibiendo informaciones sobre importantes desplazamientos en el noroeste", confirmó a la AFP David Swanson, portavoz regional de la ONU para Siria.

Después de Jan Sheijun, el objetivo del régimen parece ser la ciudad de Maarat al Numan, igualmente en el sur de Idlib, según el OSDH. El jueves, el régimen y su aliado ruso bombardearon sectores en los alrededores, indicó la oenegé.

La guerra en Siria ha causado más de 370.000 muertos y millones de desplazados. Archivo/END

"Pueblos fantasma"

Jan Sheijun y Maarat al Numan se encuentran en una carretera estratégica que une la capital Damasco con Alepo (norte), dos ciudades en manos del régimen.

En los alrededores de Maarat al Numan, "los habitantes de la mayoría de los pueblos huyeron", declaró a la AFP Abu Husein, un habitante que abandonó la ciudad hace dos días.

"Son pueblos fantasma, ya no hay vida, solo aviones que bombardean", dijo.

La guerra en Siria, iniciada en 2011 tras la represión del régimen de manifestaciones prodemocracia, ha causado más de 370.000 muertos y millones de desplazados.

Con el tiempo, se volvió más compleja con la implicación de varios actores regionales e internacionales.

Desde septiembre de 2015, el régimen de Asad, con ayuda de Rusia, Irán y el Hezbolá libanés, recuperó el control de casi el 60% del país.

Además de los territorios controlados por los yihadistas y rebeldes en la región de Idlib y alrededores, todavía escapan a su control regiones en el este del país, controladas por las fuerzas kurdas sirias apoyadas por Estados Unidos.