• Moscú, Rusia |
  • |
  • |
  • AFP

El líder ruso Vladímir Putin y el turco Recep Tayyip Erdogan acordaron el viernes en una entrevista telefónica "intensificar los esfuerzos comunes" en la provincia siria de Idlib, donde las tropas gubernamentales apoyadas por Moscú avanzan frente a los yihadistas y los rebeldes, indicó el Kremlin.

La entrevista se produce en un momento de avance del ejército de Damasco, que el viernes rodeó un puesto de observación de las fuerzas turcas cerca de la provincia de Idlib, haciendo temer nuevas tensiones en el terreno entre Moscú, que apoya al régimen, y Ankara, que apoya a los rebeldes.

Los dos jefes de Estado acordaron "intensificar sus esfuerzos comunes con el objetivo de liquidar la amenaza terrorista", indicó el Kremlin en un comunicado.

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía. AFP/END

Según la presidencia turca, en la conversación con Putin, Erdogan insistió en que "las violaciones del cese el fuego en Idlib por parte del régimen (sirio) y sus ataques han abierto la vía a una grave crisis humanitaria", así como una "seria amenaza a la seguridad nacional" de Turquía.

La situación en Siria será el eje central de una cumbre el 16 de diciembre en Ankara entre los presidentes de Rusia, Irán y Turquía, tres países que juegan un rol de primer orden en el conflicto que devasta el país desde 2011.

Siria anunció el jueves la apertura de un corredor humanitario para permitir a los civiles salir de la región de Idlib, donde su campaña militar provocó cientos de muertos y un éxodo masivo de la población.

Apoyado por la aviación rusa, el régimen de Bashar al Asad bombardea casi sin tregua desde finales de abril la provincia de Idlib y zonas vecinas, en el noroeste del país, dominadas por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS, exrama siria de Al Qaida) y que albergan grupos rebeldes.

Desde finales de abril, más de 400.000 personas fueron desplazadas por la violencia en el sur de Idlib y el norte de Hama, según la ONU.