• Roboré, Bolivia |
  • |
  • |
  • Edición Web

El primer objetivo del avión cisterna SuperTanker que comenzó a operar este viernes en la región de Taperas (este de Bolivia) para aislar de un voraz incendio a una importante central termoeléctrica ha sido "relativamente exitoso", dijo una fuente oficial.

Juan Ramón Quintana, ministro de la Presidencia local, calificó de "relativamente exitoso" el operativo de la primera descarga de unos 75.000 litros de agua que el SuperTanker efectuó sobre una amplia zona de la Chiquitanía boliviana, en el sudeste cerca de la frontera con Brasil y Paraguay.

El primer objetivo fue aislar del fuego a la planta termoeléctrica Ipiás, que usa gas natural como combustible y está ubicada entre los poblados de San José de Chiquitos y Roboré. Esa instalación, que abastece buena parte de la Chiquitanía, sufrió hace una semana cortes energéticos, algunos programados, para atender la contingencia.

Antes de la descarga, Quintana había declarado que en la región donde está la termoeléctrica "existen tres focos de calor" y que el avión cisterna iniciaría "su primera operación sobre esta área de Ipiás que se encuentra a tres o cuatro kilómetros en área semimontañosa".

Daniel Castro, vocero de la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE), propietaria de la planta de Ipiás, dijo sin embargo a la AFP que "lo peor ha pasado" y que la situación más crítica se vivió el fin de semana, con la quema de postes de luz, y un apagón prolongado el domingo.

Luego que de su llegada la madrugada del viernes, el avión cisterna comenzó a operar en la Chiquitanía para combatir un voraz incendio que ya arrasó más de 744.000 hectáreas de bosque en el país.

El gobierno prevé que el SuperTanker permanezca unos 10 días en el país, según la evolución de los incendios.

Sin embargo, el presidente Evo Morales dijo en una ceremonia pública que "ya instruí al Ministro de Defensa que hagan cotizaciones para dotarnos con un avión SuperTanker y no estar alquilando como estamos haciendo en este momento".

El fuego ha destruido bosques, cultivos y pastizales en Santa Cruz, a causa de la quema de campos agrícolas, práctica ancestral llamada localmente "chaqueo", según la cual la ceniza mejora la calidad de la tierra para la siembra.

El gobierno de Bolivia urgió el jueves a sus pares de Paraguay y Brasil a tomar acciones en la zona denominada "Triángulo Man Césped", sobre la Hidrovía Paraná-Paraguay, que comparten las tres naciones y que es presa del fuego.

Bolivia y Paraguay acordaron el jueves desarrollar un "trabajo conjunto de los dos países, tanto en el territorio boliviano como en el territorio paraguayo", según el ministro boliviano de Medioambiente y Agua, Carlos Ortuño.