• Brasil |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una entidad que reúne a muchos de los principales grupos empresariales de Brasil expresó este viernes "preocupación" por el posible impacto en los negocios de las políticas ambientales del gobierno de Jair Bolsonaro, en plena polémica sobre las causas de la multiplicación de incendios en la selva amazónica.

"El Consejo Empresarial Brasileño para el Desarrollo Sustentable (Cebds), en nombre de sus empresas con una facturación que representa el 45% del PIB nacional, defiende la mejora de los sistemas de control y vigilancia para eliminar a corto plazo la deforestación ilegal de la Amazonía y de los demás biomas y para reducir la deforestación ilegal", indicó la entidad en un comunicado.

"El combate contra la deforestación tiene que estar en el centro de la estrategia no solo de los gobiernos, sino del país, para enfrentar el cambio climático (...) y por las oportunidades de negocios de la bioeconomía y la valoración del patrimonio histórico cultural brasileño", añadió.

Entre las empresas que forman parte del Cebds figuran los bancos Bradesco, Santander e Itaú, Coca Cola Brasil, Ambev, Anglo American, Heineken, Siemens, Vale, Suzano, Nestlé, Michelin y la estatal Petrobras.

"Las empresas, especialmente las más globales, se preocupan claramente por la manera en que las políticas ambientales pueden impactar el comercio", dijo a la AFP Laura Albuquerque, portavoz de la entidad.

El país registra un aumento del 85% de focos de incendio en lo que va de año, respecto al mismo periodo de 2018. Datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) contaban hasta el jueves 76.720 puntos de incendios, 56,2% del total en la Amazonía.Archivo/END

"Es una exigencia para participar en acuerdos internacionales que Brasil cumpla sus compromisos ambientales", apuntó.

El país registra un aumento del 85% de focos de incendio en lo que va de año, respecto al mismo periodo de 2018. Datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) contaban hasta el jueves 76.720 puntos de incendios, 56,2% del total en la Amazonía.

El avance de las llamas generó un clamor global respaldado por los presidentes de varios países. Irlanda y Francia llegaron a advertir que si Brasil no cumple sus compromisos ambientales, podría estar amenazado el reciente acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur.

El Cebds solicitó con urgencia reuniones con el Ejecutivo brasileño para conversar sobre la situación, indicó Albuquerque.

A pesar de la retórica de Bolsonaro, la portavoz aseguró que el marco regulador brasileño "no ha sido alterado".

"Pregonamos, y decimos al gobierno, que el ambiente favorable para los negocios es que no haya cambios en las políticas públicas, a menos que sea para mejor", agregó.

Una entidad que reúne a muchos de los principales grupos empresariales de Brasil expresó este viernes "preocupación" por el posible impacto en los negocios de las políticas ambientales del gobierno de Jair Bolsonaro Archivo/END

"No existe controversia entre producir y preservar", subrayó por su lado el comunicado.