• |
  • |
  • AFP

Miles de personas protestaron este sábado contra el racismo en Dresde, en Sajonia, bastión de la extrema derecha alemana, una semana antes de que se celebren las elecciones regionales en este länder (región) del este de Alemania.

Detrás de una gran pancarta en la que se pedía "Solidaridad en lugar de rechazo, por una sociedad abierta y libre", sindicalistas, artistas, miembros de oenegés y responsables políticos participaron en la protesta convocada por el colectivo #Unteilbar (indivisible).

La manifestación empezó a las 14H00 locales (12H00 GMT) bajo un ambiente distendido y desfiló por las calles de esta ciudad barroca, una de las más monumentales y turísticas del este del país.

Pocas horas después de la manifestación en Dresde, el presidente de AfD, Alexander Gauland, participará en el principal mitin de este partido antes de las elecciones.

"El racismo no es una alternativa" o "No hay lugar para los nazis", se afirmaba en algunas de las pancartas presentes en la manifestación, cuyos organizadores esperaban reunir al menos 10.000 personas.

"En Alemania hay mucha gente que milita a favor de la diversidad", aseguró a la AFP Janna Rakowski, una profesora de 27 años que se desplazó de Berlín a Dresde.

"Quiero mostrar a los habitantes de Dresde que no están solos en la lucha contra el racismo (...). Queremos mostrar nuestra solidaridad en esta situación especial antes de las elecciones en Sajonia", añadió.Una victoria de la extrema derecha en una de estas dos regiones resultaría un hecho inédito para esta formación, fundada en 2013.

El contexto político en Dresde resulta tenso, una semana antes de que se celebren los comicios regionales del 1 de septiembre en los que el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) podría obtener un gran respaldo electoral en Sajonia y en la región vecina de Brandenburgo.

Según los últimos sondeos, esta formación ultranacionalista y euroescéptica doblaría sus resultados del 2014 y obtendría el 24% de los sufragios, lo que la convertiría en la segunda fuerza más votada por detrás del partido conservador de la canciller alemana Angela Merkel.

Pocas horas después de la manifestación en Dresde, el presidente de AfD, Alexander Gauland, participará en el principal mitin de este partido antes de las elecciones.

En Brandenburgo, AfD disputa la victoria a los socialdemócratas, que gobiernan en esta región desde la reunificación alemana a principios de los noventa.

Una victoria de la extrema derecha en una de estas dos regiones resultaría un hecho inédito para esta formación, fundada en 2013.