• Doha, Catar |
  • |
  • |
  • AFP

Estados Unidos y los talibanes se reunieron el sábado en Doha, indicó un corresponsal de la AFP, reanudando potencialmente las decisivas conversaciones para llegar a un acuerdo que permita la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán.

"Hemos hecho progresos y ahora estamos discutiendo el mecanismo de implementación y algunos aspectos técnicos", dijo a la AFP el portavoz talibán Suhail Shaheen el sábado, refiriéndose a las discusiones mantenidas dos días antes. "El acuerdo se completará tras pactar esos puntos", agregó.

El segundo día de la novena ronda de diálogo estaba prevista para el viernes, pero "ambos lados decidieron posponerlo al sábado", explicó, aludiendo como motivo a "otros compromisos".

Shaheen aseguró que cualquier pacto sería anunciado a la prensa, así como a los representantes de los países vecinos y a China, Rusia y Estados Unidos.

Estados Unidos, que invadió Afganistán y derrocó al gobierno talibán en 2001, desea retirar a miles de soldados que aún permanecen desplegados en el territorio, pero solo a cambio de que el grupo insurgente se comprometa a prohibir a las organizaciones "terroristas" operar en los territorios que controlan.

Washington espera llegar a un acuerdo con los talibanes para el 1 de septiembre, antes de las elecciones que deben celebrarse en Afganistán ese mismo mes y previamente a los comicios presidenciales de 2020 en Estados Unidos.

Ambos bandos negociadores negaron informaciones difundidas por los medios el sábado según las cuales se habría discutido crear un gobierno interino en Afganistán con presencia talibán.

"Tal y como el portavoz talibán declaró previamente, no hemos tenido discusiones sobre un gobierno interino", tuiteó el enviado especial estadounidense para Afganistán Zalmay Khalilzad aludiendo a otro mensaje en la misma red de Suhail Shaheen. "Las decisiones de gobernanza deben tomarlas los afganos en negociaciones intra-afganas", agregó Khalilzad.

Los talibanes reivindicaron el sábado un ataque contra un convoy del ejército estadounidense que dejó siete militares muertos cerca de la base aérea de Bagram, en el norte de Kabul, si bien el coronel Sonny Leggett, portavoz de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, desmintió que se hubieran producido bajas.

El miércoles, en cambio, dos soldados de Estados Unidos fueron abatidos en la provincia de Faryab, al norte del país, según el Pentágono.

Shaheen aseguró en una entrevista con la televisión CBS que esas muertes deberían tener un impacto "positivo" en las conversaciones de Doha.