• HongKong |
  • |
  • |
  • AFP

Un oficial de la policía de Hong Kong disparó su arma al menos en una ocasión este domingo, la primera vez que las fuerzas del orden disparan con balas reales en tres meses de protestas en la ex-colonia británica sacudida por manifestaciones pro-democráticas.

La policía también utilizó por primera vez desde el comienzo de las protestas cañones de agua para reprimir a los manifestantes, constató un periodista de la AFP.

Las fuerzas de seguridad habían afirmado hasta ahora que iban a utilizar esa arma represiva sólo en caso de "perturbación a gran escala del orden público".

Policía reprime a manifestantes en Hong Kong / AFPCentenares de manifestantes prodemocracia se habían congregado este domingo bajo la lluvia en un estadio y empezaron a marchar por las calles de Hong Kong, un día después de que ocurrieron violentos enfrentamientos en esta excolonia británica.

Hong Kong, región semiautónoma del sur de China, vive su mayor crisis política desde su retrocesión por Londres en 1997, con acciones casi diarias en las que los manifestantes denuncian un retroceso de las libertades y una creciente injerencia de Pekín.

Este mismo domingo por la tarde, otra movilización de centenares de personas, a la que asistieron numerosos familiares de policías, se celebró en otro lugar de la ciudad, en apoyo a las fuerzas de seguridad.

El sábado, los manifestantes levantaron una barricada y profirieron insultos contra la policía, a la que acusan de cometer acciones de violencia.

Tras horas de tensión, las fuerzas de seguridad intervinieron lanzando gases lacrimógenos contra los manifestantes, que les arrojaron botellas, piedras y otros objetos.

Diez personas fueron hospitalizadas tras esos enfrentamientos, dos de ellas en estado grave. Fuentes médicas no precisaron si se trató de manifestantes o policías.

Hong Kong vive masivas manifestaciones desde hace varias semanas / AFP La excolonia británica es escenario desde junio de manifestaciones contra un proyecto de ley que autoriza las extradiciones hacia la China continental, donde la justicia está bajo la influencia del Partido Comunista local.

El proyecto de ley fue suspendido por las autoridades locales de Hong Kong, pero el movimiento de protesta amplió rápidamente sus reivindicaciones para pedir más democracia.