• Yakarta, Indonesia |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente indonesio Joko Widodo anunció el lunes que un lugar del este de la isla de Borneo fue elegido para mudar ahí a la capital política del país desde la actual Yakarta, megalópolis amenazada por las aguas y cuyo suelo se deshace por el peso de los edificios.

El sitio ha sido elegido "porque presenta un riesgo débil de desastre natural", como inundación, terremoto, tsunami o erupción volcánica, subrayó el presidente. Una gran parte del territorio indonesio está situado en el cinturón de fuego del Pacífico.

El nuevo lugar en la provincia oriental de Kalimantan (parte indonesia de Borneo) fue elegido "en segundo lugar porque su localización es estratégica, está en el centro de Indonesia", agregó.

El sitio propuesto, entre las ciudades de Balikpapan y Samarinda, está ubicado en una región de bosque tropical dotado de una gran biodiversidad. La futura capital no ha sido aún bautizada oficialmente.

Las instituciones gubernamentales empezarían a mudarse a la nueva capital a partir de 2024, según el ministro de planificación Bambang Brodjonegoro.

El anuncio de la nueva capital se produce mientras crecen las inquietudes sobre Yakarta, que se hunde bajo las aguas, en parte por el nivel del mar en pleno ascenso.

La parte más amenazada de la ciudad es el norte, donde barrios enteros pegados a la costa se van hundiendo bajo el nivel del mar.

"Con cada inundación me echo a temblar", admite Rasdi, propietario de un puesto de comida.

"En 2007 casi me ahogo. Todo lo que poseía se lo llevó el agua y tuve que empezar de cero", recuerda desde su vivienda, cerca del puerto.

Al ritmo actual, un tercio de la ciudad podría desmoronarse y acabar bajo las aguas para 2050, según expertos medioambientales. Pero aunque deje de ser la capital de Indonesia, gran parte de sus 10 millones de habitantes --30 millones con las zonas aledañas-- están condenados a permanecer en la megalópolis.