• Beirut, Líbano |
  • |
  • |
  • Edición Web

El presidente libanés, Michel Aoun, calificó este lunes como una "declaración de guerra" el ataque de un dron armado atribuido a Israel, perpetrado la víspera contra los suburbios al sur de Beirut, bastión de su aliado político, el movimiento chiita Hezbolá.

El jefe de Estado se expresó en estos términos al recibir al coordinador especial de la ONU para Líbano, Jan Kubis, ante quien aseguró que su país "se reserva el derecho a defenderse".

"Lo que ocurrió es una declaración de guerra que nos otorga el derecho a defender nuestra soberanía, nuestra independencia y nuestra integridad territorial", afirmó Aoun, según un comunicado publicado por su oficina.

El domingo de madrugada, un dron de reconocimiento cayó en los suburbios del sur de la capital libanesa, feudo del Hezbolá, y otro explotó en el aire, según el ejército libanés.

Hezbolá y el ejército señalaron inmediatamente a Israel, que no hizo comentarios al respecto.

El líder chiita Hasan Nasralá amenazó a Israel con represalias. Cada vez que "los drones israelíes penetren en el espacio aéreo de Líbano, obraremos para derribarlos", advirtió.

Este lunes, el presidente Aoun expresó su "temor" a ver que "la agresión de Israel conduzca a un deterioro de la situación, sobre todo si se repite".

"Ya dije que Líbano no disparará un solo tiro en la frontera, salvo en caso de defensa propia", destacó Aoun. "Lo ocurrido ayer nos permite ejercer este derecho", añadió.

Por otra parte, un movimiento palestino prosirio y proHezbolá afirmó haber sido atacado por la aviación israelí este lunes. Hubo "tres bombardeos hostiles" contra los alrededores de la ciudad de Qoussaya (este), "donde se encuentran posiciones militares del Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando general (PFLP-GC)", según la prensa libanesa.