• Atenas, Grecia |
  • |
  • |
  • Edición Web

La policía griega anunció este martes haber recurrido a la fiscalía de Atenas tras las declaraciones del vicepresidente del sindicato policial, quien tildó a los okupas de Exarcheia, barrio tradicionalmente libertario y alternativo de Atenas, de "basura" y de "mugre" a los inmigrantes que allí residen.

El lunes tuvo lugar una gran redada en este barrio, cercano al centro de la ciudad, durante la cual se desalojaron cuatro edificios ocupados y fueron detenidos 143 inmigrantes, incluidas varias familias con niños, luego alojados en un hotel de Atenas.

Conocido por su movimiento anarquista y la ocupación de numerosos edificios abandonados, sobre todo tras la crisis migratoria de 2015, el barrio de Exarcheia es con frecuencia escenario de enfrentamientos entre jóvenes y fuerzas del orden.

Al describir la operación en una entrevista con la cadena privada griega Skai, el lunes, Stavros Balaskas, vicepresidente de la Federación panhelénica de empleados de la Policía (POASY), declaró: "ha sido puesta en marcha una aspiradora eléctrica silenciosa, de tecnología de punta, es decir, la policía, que gradualmente absorberá toda la basura de Exarcheia".

Después que un periodista de Skai intentara hacerlo rectificar sus comentarios, Balaskas continuó: "esto no quiere decir que la basura son los migrantes, que son mugre, algo que podría tener un carácter sólo molesto".

"Queremos decir que la verdadera basura se encuentra en otros edificios ocupados (en Exarcheia)", los que "también serán evacuados próximamente", en los que "hay delincuentes peligrosos, anarquistas extremistas y gente de extrema izquierda", lanzó.

La policía griega anunció este martes haber recurrido a la fiscalía de Atenas tras las declaraciones del vicepresidente del sindicato policial, quien tildó a los okupas de Exarcheia, barrio tradicionalmente libertario y alternativo de Atenas, de "basura" y de "mugre" a los inmigrantes que allí residen.. Imagen referencial. Archivo/END

Tras una investigación administrativa ordenada en su contra por la policía, Balaskas se retractó de sus comentarios, diciendo que había utilizado el término "basura" para referirse al "comportamiento de ciertas personas".

"Nunca habría calificado de 'basura' o 'mugre' a la gente", afirmó a la cadena de televisión Star el lunes por la noche.

Recordó que la policía no tenía acceso en el pasado reciente a estos inmuebles de okupas, donde la criminalidad y el tráfico de migrantes son frecuentes.

Respondiendo a las críticas de la oposición de izquierda, que acusa al nuevo gobierno de derecha de "endurecer" la política migratoria, el portavoz del gobierno, Stelios Petsas, declaró este martes que el objetivo del operativo en Exarcheia era "combinar la seguridad y las condiciones humanas de vida de los migrantes".