• |
  • |
  • Edición Web

La fiscalía del Perú allanó el martes dos viviendas en Lima de la excandidata presidencial Keiko Fujimori para buscar documentos relacionados con presuntos aportes ilegales de la compañía brasileña Odebrecht para su campaña de 2011.

El fiscal José Domingo Pérez, del equipo especial Lava Jato, encabezó el procedimiento que tiene el objetivo de buscar documentos físicos y digitales que puedan aportar detalles acerca de la recepción y manejo de fondos en la campaña de Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori.

Desde noviembre Keiko Fujimori está en prisión preventiva mientras la fiscalía de Perú investiga el presunto lavado de activos por al menos un millón de dólares entregados por la empresa brasileña Odebrecht para la campaña presidencial. Odebrecht Fujimori también está acusada de encabezar una organización delictiva dentro de su partido político.

La abogada de Keiko Fujimori, Giulliana Loza, dijo en su cuenta de Twitter que “una vez más la Fiscalía usa instrumentos procesales para presionar indebidamente a la Corte Suprema y evitar que Keiko recupere su libertad” y aseguró que el procedimiento es un “atropello e injusticia”.

Keiko Fujimori es líder del partido que domina el Congreso de Perú y ha sido dos veces candidata presidencial (2011 y 2016). Casada con un estadounidense, tiene dos hijas y es la primogénita del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien también está preso.

De salir en libertad, Keiko Fujimori estaría habilitada para competir en las próximas elecciones presidenciales de Perú, que el actual presidente Martín Vizcarra propuso adelantar para abril de 2020, un año antes de lo previsto.

Martín Vizcarra, presidente de Perú. Archivo/END

El fujimorismo, movimiento populista de derecha con rasgos autoritarios que apuesta por el libre mercado, es la principal fuerza electoral desde 2016 y principal controlador del Congreso de Perú.

El escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht también salpica a cuatro exmandatarios de Perú.