• Moscú, Rusia |
  • |
  • |
  • AFP

El ejército de Rusia anunció este viernes un alto al fuego unilateral, que solo involucra a las fuerzas del régimen sirio y que entrará en vigor el sábado, en la región de Idlib (noroeste), que Damasco intenta retomar con una intensa ofensiva.

Un acuerdo fue alcanzado para establecer un "alto el fuego unilateral con las fuerzas gubernamentales sirias a partir de las 06H00 del 31 de agosto", indicó en un comunicado el Centro ruso para la reconciliación en Siria.

"El Centro ruso para la reconciliación pide a los comandantes de los grupos armados que renuncien a las provocaciones y se unan al proceso de solución pacífica en las zonas que controlan", añadió.

Tras varios meses de sangrientos bombardeos de la aviación rusa y siria, las fuerzas de Bashar al Asad iniciaron el 8 de agosto una ofensiva terrestre en Idlib, controlada por el grupo yihadista Hayat Tahrir Al Sham (HTS, la exrama siria de Al Qaida).

El ejército sirio conquistó el jueves nuevos territorios de esta región, tras haberse hecho con el control de la ciudad estratégica de Khan Sheikhun, en el sur de Idlib.

Esta provincia en el noroeste de Siria está supuestamente protegida por un acuerdo sobre una "zona desmilitarizada", concluido en septiembre de 2018 entre Turquía y Rusia, para separar las áreas gubernamentales de los territorios en manos de yihadistas e insurgentes, pero este pacto no impidió la ofensiva de Damasco.

Bashar al Asad, presidente de Siria. Archivo/END

Desde finales de abril, los bombardeos de la aviación siria y rusa causaron la muerte de unos 900 civiles en Idlib, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Más de 400,000 personas fueron desplazadas, según la ONU.

Desde su inicio en 2011, la guerra en Siria provocó más de 370,000 muertos.

La situación en Siria será el eje central de una cumbre el 16 de diciembre en Ankara entre los presidentes de Rusia, Irán y Turquía, tres países que juegan un rol de primer orden en el conflicto que devasta al país.