• Buenos Aires, Argentina |
  • |
  • |
  • Edición Web

El peso argentino se depreció 7,05% y la bolsa cayó 7,74 al cabo de una turbulenta semana en la que el gobierno de Argentina no consiguió reconquistar la confianza de los mercados.

El viernes, la moneda argentina se depreció 1,64% y terminó la semana con un tipo de cambio de 61,55 pesos por dólar.

En un intento por moderar la caída de la moneda, el Banco Central ha utilizado alrededor de 300 millones de dólares diarios para intervenir en el mercado cambiario, pero sin lograr que se detenga la depreciación.

En paralelo las calificadoras de riesgo rebajan la calificación de la deuda Argentina y mantienen el temor a que no consiga honrar su compromisos.

En la semana, las reservas internacionales habían caído 4.169 millones de dólares, desde los 58.267 millones del 23 de agosto.

En tanto, el índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires cerró este viernes en 24.608,56, una ganancia de 2,6% con respecto a la víspera, pero un derrumbe de 7,4% a lo largo de la semana.

Calificaciones crediticias

El Banco Central anunció este viernes que las entidades financieras deberán solicitar autorización a ese organismo antes de girar al exterior sus utilidades, la primera medida de control de capitales que toma Argentina en medio de la crisis económica.

El miércoles, el ministro de Hacienda Hernán Lacunza anunció que Argentina pidió al Fondo Monetario Internacional un aplazamiento de los vencimientos del préstamo por unos 57.100 millones de dólares que le otorgó el año pasado cuando una corrida cambiaria detonó la crisis económica argentina.

En la semana, las reservas internacionales habían caído 4.169 millones de dólares, desde los 58.267 millones del 23 de agosto.Archivo/END

Los primeros vencimientos de ese crédito, del que el país ha recibido ya 44.100 millones de dólares, están previstos en 2021.

Argentina espera una visita técnica del FMI que debe decidir sobre la entrega del próximo desembolso de 5.400 millones de dólares esperado para el 15 de septiembre. El directorio ejecutivo del Fondo se reunió viernes para analizar la situación en Argentina.

El gobierno reprogramó la cancelación de letras a inversores institucionales e intenta una medida similar para los bonos.

La calificadora Standard and Poor's (S&P) declaró a Argentina en Default Selectivo el jueves pero este viernes le quitó esa calificación luego que Buenos Aires honró la cancelación paracial de vencimientos de letras previstos para este viernes.

S&P elevó las calificaciones de deuda soberana a largo plazo a 'CCC-' y las de corto plazo a 'C' aunque mantuvo la perspectiva negativa, ante los "prominentes riesgos a la baja para el pago de la deuda a tiempo y en su totalidad en los próximos meses", según un comunicado.

A la vez, Moody's rebajó las calificaciones de Argentina a Caa2 y colocó perspectiva negativa.

Mauricio Macri, presidente de Argentina. Archivo/END

De su lado la calificad9ora Fitch rebajó las calificaciones de la deuda a largo plazo en moneda local y extranjera de Argentina a 'RD' (default restringido) desde 'CCC'.

En recesión, con más de un tercio de la población en la pobreza, desempleo al alza (10,1%) y consumo a la baja, la economía argentina se sumió en la incertidumbre luego de las primarias del 11 de agosto en las que el candidato peronista de centro-izquierda Alberto Fernández se colocó como claro favorito a la presidencia con un sorpresivo 47% de los votos frente a 32% de Macri.