• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

Representantes de la Iglesia católica involucrados en la celebración del Sínodo de la Amazonía lamentaron en una carta divulgada el viernes ser "criminalizados como enemigos de la patria" y exigieron "medidas urgentes" para la defensa de la región amazónica.

Obispos de la Amazonía, sacerdotes y religiosos se reunieron entre el 28 y el 30 de agosto en Belén, en el norte de Brasil, como parte de los preparativos del Sínodo que celebra su fase final en octubre en Roma y que está dedicado en esta ocasión a discutir los "nuevos caminos de la Iglesia" en la región amazónica, que comprende nueve países.

"Lamentamos inmensamente que hoy, en vez de ser apoyados e incentivados, nuestros líderes son criminalizados como enemigos de la patria", apunta el texto.

Los religiosos afirmaron que defienden "de modo intransigente" a la Amazonía y exigieron "medidas urgentes de los gobiernos frente a la agresión violenta e irracional a la naturaleza, a la destrucción inescrupulosa de selva que mata la flora y la fauna milenarios con incendios criminalmente provocados".

El Sínodo es una asamblea de obispos convocada por el papa y que se realiza en Roma y que aborda un tema por ocasión. La elección de la Amazonía para este año generó "resistencias y conceptos erróneos", dijo en mayo en una entrevista en Italia el cardenal brasileño Claudio Hummes. "Algunos se sienten amenazados de alguna manera, porque creen que sus proyectos e ideologías no serán respetadas", dijo entonces Hummes.

AFP/END.

Voceros del gobierno brasileño liderado por el ultraderechista Jair Bolsonaro han manifestado críticas a la reunión en el Vaticano argumentando que algunos de los temas a ser discutidos en el encuentro no serían competencia de la Iglesia.

"La Iglesia católica desde el siglo XVIII está presente en la Amazonía preocupándose por la evangelización y la promoción humana al mismo tiempo", dice la carta de los religiosos.

Afirman además estar "angustiados" por la contaminación del aire y del agua provocada por el humo, así como por la "invasión de tierras indígenas por mineras legales e ilegales, madereros y el comercio ilegal de productos de la biodiversidad".

Jair Bolsonaro. EFE/END.

La carta resalta que la soberanía brasileña sobre su territorio amazónico es "incuestionable", lo que no se contradice con la preocupación internacional por la preservación de la selva tropical.

"La violencia, que últimamente creció de forma aterradora, nos causa horror y exige también la participación de nuestra Iglesia para que la paz y el respeto, la fraternidad y el amor prevalezcan", agrega la carta.