• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Estados Unidos sancionó al petrolero iraní "Adrian Darya 1", liberado por Gibraltar, y dice que posee "informaciones fiables" según las cuales se dirige hacia Siria, desafiando a las sanciones internacionales contra el régimen de Bashar al Asad.

El carguero, anteriormente llamado "Grace 1" y que transporta 2.1 millones de barriles de petróleo crudo por un valor de 140 millones de dólares, fue detenido el 4 de julio frente a las costas de Gibraltar por sospechas de que transportaba petróleo hacia Siria.

El 18 de agosto, el buque recibió finalmente el permiso para zarpar, a pesar de una intervención de Estados Unidos, enemigo acérrimo de Irán, que quería alargar la detención.

Las autoridades británicas aseguraron que habían decidido liberarlo después de que Irán se comprometiera a no enviar esos barriles a Siria.

"Tenemos informaciones fiables según las cuales el petrolero está en camino y se dirige hacia Tartús, en Siria", tuiteó el viernes por la noche el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

El Departamento del Tesoro estadounidense anunció el viernes sanciones contra el petrolero y su capitán.

"El Adrian Darya 1 se considera como una propiedad incautada según un decreto" contra "los terroristas y quienes apoyan a los terroristas o las acciones terroristas", anunció el Tesoro en un comunicado, en el que añadió que el capitán Akhilesh Kumar también era objeto de sanciones.

Desde su liberación por Gibraltar, el petrolero ha estado recorriendo el Mediterráneo sin que se sepa cuál es su destino ni qué cargamento lleva, aunque Irán afirmó el lunes que había vendido el petróleo que transporta.

El viernes, el jefe de la diplomacia turca Mevlut Cavusoglu afirmó que el barco "se dirigía hacia Líbano".

Las autoridades libanesas afirmaron, sin embargo, que no habían recibido ninguna petición de desembarco del petrolero iraní.

Cavusoglu precisó luego sus declaraciones, estimando que el barco no atracaría en un puerto libanés, pero que se dirigía hacia "las aguas territoriales del país".

De visita a Oslo, afirmó que el petrolero "no se dirige en realidad hacia Iskenderun (puerto del sur de Turquía)", señalado como destino del buque por el sitio MarineTraffic, que controla el tráfico marítimo.

El viernes hacia las 16H00 GMT, y según MarineTraffic, el "Adrian Darya 1" se encontraba al noroeste de Chipre.

Los días anteriores había mostrado como destino Mersin, en Turquía, y luego Kalamata, en el sur de la península griega del Peloponeso. Atenas aseguró que el petrolero no navegaba hacia Grecia.

"Zigzag sin destino"

El petrolero navega bajo pabellón iraní. Hasta su detención en Gibraltar lo hacía con bandera panameña.

Teherán aseguró que no podía ser "transparente" sobre el destino del petróleo, acusando a Estados Unidos de intentar "intimidar" a los potenciales compradores.

El caso cristalizó en las últimas semanas las tensiones entre Estados Unidos e Irán, acentuadas desde que Washington se retiró de manera unilateral en 2018 de un acuerdo internacional concluido en 2015 sobre el programa nuclear iraní.

La detención del buque en Gibraltar también provocó una grave crisis entre Londres y Teherán, que el 19 de julio incautó un petrolero británico en el estrecho de Ormuz.

El portal TankerTrackers, que sigue los transportes petroleros, advirtió el viernes en las redes sociales que no había que fiarse demasiado de los destinos indicados por el "Adrian Darya 1", decantándose más bien por una transferencia de la carga a buques más pequeños.