• Miami, Florida |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El presidente Donald Trump se reunió el domingo con funcionarios de FEMA, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, cuando el huracán Dorian tocaba tierra con una fuerza devastadora de categoría 5, en las islas Ábaco, en las Bahamas.

“Es uno de los huracanes más grandes que hemos visto”, dijo el mandatario, antes de la sesión informativa en la sede de FEMA. Trump regresó a Washington este domingo, como tenía planeado, luego de pasar la tarde del viernes y el sábado en la residencia presidencial campestre de Camp David, en Maryland.

"Es un huracán muy, muy poderoso", dijo Trump sobre la tormenta, una de las más feroces que se haya registrado desde que se lleva cuenta de los huracanes en Estados Unidos.

Los meteorólogos dicen que la tormenta girará hacia el norte, después de su paso por las Bahamas, y no estaba claro si tocará tierra en Florida o pasará frente a su costa, la noche del lunes o al amanecer del martes.

Un largo tramo de la costa sureste de EE. UU. que incluye Florida, Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur se está preparando para la tormenta.

El presidente interrogó a funcionarios federales durante la sesión informativa en FEMA, el domingo. Y repetidamente expresó asombro de que una tormenta pudiera alcanzar el estado de categoría 5.

Bahamas

El huracán de categoría 5, calificado de "catastrófico" por el estadounidense Centro Nacional de Huracanes (NHC), tocó tierra al mediodía en el cayo Elbow de las islas Ábaco, en el noroeste de las Bahamas, un archipiélago formado por 700 islas, islotes y cayos.

"Nos enfrentamos a un huracán (...) como no habíamos visto nunca en la historia de las Bahamas", declaró el primer ministro Hubert Minnis, quien rompió a llorar en la conferencia de prensa. "Probablemente sea el día más triste de mi vida", agregó.

El NHC, con sede en Miami, informó que al tocar tierra Dorian igualó el récord del huracán más potente del Atlántico, que data de 1935. Su director, Ken Graham, aseguró que se trata de "una situación extremadamente peligrosa".

Florida

"Inicialmente tenía que golpear directamente a Florida", pero ahora parecía dirigirse a Georgia y Carolina del Sur, dijo Trump, y agregó que el camino de Dorian podría cambiar nuevamente. El presidente anuló el viaje que debía efectuar a Polonia este fin de semana.

El estado de emergencia ya se había declarado en Florida y en una docena de condados en el estado de Georgia. Esta medida permite movilizar mejor los servicios públicos del Estado y recurrir si es necesario a la ayuda federal.

Una evacuación obligatoria se ordenó por las regiones costeras de Palm Beach y el condado de Martin, en Florida.

Aunque Miami probablemente se salvó de la tormenta, sus residentes se mantenían cautelosos y las autoridades continuaron distribuyendo sacos de arena para combatir las inundaciones en la ciudad.

El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, instó a la gente a "mantenerse alerta".

"Estoy en guardia porque todavía puede evolucionar, en las 12 o 24 horas antes de que el huracán llegue a la costa, todo puede cambiar", dijo David Duque, de 30 años. "Vivo en Florida desde hace 15 años, mejor para prepararme que esperar sin hacer nada".

El NHC, con sede en Miami, informó que al tocar tierra Dorian igualó el récord del huracán más potente del Atlántico. AFP/END

Florida, una península en el sureste de Estados Unidos, está en la primera línea de la temporada de huracanes cada año.

Pero para sus habitantes, la principal amenaza son las inundaciones. Con una topografía muy plana, la costa está particularmente amenazada por el aumento del agua.

Según un coordinador de ayuda, 12,000 soldados están actualmente en Florida a la espera de la llegada de Dorian.

El aeropuerto de Orlando, donde los turistas acuden para visitar Disney World, cerrará el lunes por la mañana.

El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, declaró emergencia en el estado. "La fuerza y la imprevisibilidad de la tormenta nos obliga a estar preparados ante todos los escenarios", señaló.