• Florida, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés) considera que a pesar de que esta mañana Dorian bajó a huracán categoría 2, es un ciclón "extremadamente peligroso" porque continúan con fuertes vientos, con un avance lento y destructructivo.

Según el boletín de las 2:00 p.m. del NHC por sus siglas en inglés, con sede en Miami, Dorian avanzaba a 47 km/h con vientos sostenidos de hasta 175 km/h, cuando se encontraba a 170 km de Fort Pierce, Florida.

Si bien los vientos del huracán han disminuido, el centro explicó que se extienden a 96 kilómetros del ojo de la tormenta y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden a 281 km/h.

El NHC pronosticó que este huracán "extremadamente peligroso" se moverá gradualmente hacia el norte de la isla de Grand Bahama durante las próximas horas, para acercarse a la costa este de Florida hacia el miércoles en la noche. Luego, pasará muy cerca de la costa de Georgia y Carolina del Sur, y el jueves seguirá avanzando cerca o sobre la costa de Carolina del Norte.

En el reporte de las 11:00 a.m, el centro extendió el aviso de la marejada ciclónica hasta el río South Santee, en Carolina del Sur; la vigilancia de marejada ciclónica hasta Cape Lookout, en Carolina del Norte; el aviso de huracán desde el río South Santee hasta Duck, en Carolina del Norte; y el aviso de tormenta tropical hasta Edisto Beach, en Carolina del Sur.

El gobierno de las Bahamas cambió la advertencia de huracán a advertencia de tormenta tropical para Gran Bahama y las islas Ábaco, estas islas han recibido la peor parte de la tormenta, que pasó allí casi estacionada por día y medio. Las autoridades informaron el lunes en la tarde que Dorian dejó al menos cinco muertos en la isla mayor de Ábaco.

Este martes, el Ministro de Salud de las Bahamas, Duane Sands, declaró a la agencia The Associated Press que quedó el principal hospital en la isla de Gran Bahama, quedó "inútil" y que la tormenta devastó otras partes de la infraestructura de salud.

El portavoz de la Cruz Roja, Matthew Cochrane, indicó que más de 13.000 casas, es decir un 45% de las viviendas en Gran Bahama y Ábaco – con una población de unas 70.000 personas, fueron seriamente dañadas y destruidas.

En EE.UU., las autoridades del noreste de Florida exhortaron a las personas a mantenerse alejadas de las playas debido a los pronósticos que advierten que el huracán puede provocar olas de hasta seis metros de altura en las playas del Atlántico.

Según FlightAware, al menos 1.561 vuelos desde, hacia o dentro de EE.UU. fueron cancelados el lunes debido al paso de la tormenta.

Cientos de camiones eléctricos, excavadoras y podadoras están listos en Florida, esperando el lento avance del huracán Dorian. Las casas y negocios están tapiados desde el viernes. Los puentes a las islas cerraron el lunes; muchos residentes evacuaron el domingo.

Pero el huracán Dorian demora en llegar y los floridianos, que inicialmente lo esperaban el fin de semana, estaban ansiosos este martes.

"La incertidumbre es estresante", dijo Drew Gabrielson, un hombre de 43 años que sostenía a su tembloroso chihuahua, Rodney, en los brazos.

"He pasado por varios huracanes", contó, mientras miraba el agitado oleaje en la playa. "¡Pero es una tormenta tan lenta! Ya quiero que esta cosa termine de pasar".

Incluso en las redes sociales comenzaron a circular memes que tomaban el pelo a la tormenta por su lentitud. En una de estas imágenes, se veía la trayectoria de Dorian llegando al sur de Florida en Halloween, avanzando al norte de ese estado el día de Acción de Gracias, en noviembre, y finalmente arribando al vecino estado de Georgia en Navidad.

Las bandas exteriores del huracán se hacían sentir de vez en cuando, con ráfagas de 60 a 80 km por hora, y más fuertes en las islas barrera que bordean la costa del estado.

Las lluvias eran intermitentes, el cielo sombrío y la agitación del mar vaticinaba la cercanía de una poderosa -aunque impuntual- tormenta.

Trayectoria estacionada es más destructiva

El martes de mañana, Dorian se había degradado a categoría 2 y se movía hacia el noroeste a 2 Km/hora, luego de haber pasado más de un día estacionado en las Bahamas, un archipiélago en el Atlántico donde dejó cinco muertos y daños catastróficos.

"Creo que yo camino más rápido que esta tormenta", dijo Erick Gill, el director de comunicaciones del condado de Saint Lucie en la costa central.

"Parece que estamos fuera de peligro, pero igual queremos permanecer alertas", añadió, explicando que una lluvia prolongada aún sin fuertes vientos, si Dorian se estaciona frente a Florida como lo hizo sobre Bahamas, podría causar inundaciones.

El ciclón se degradó el martes a categoría 2. AFP/ENDA primera hora del martes, decenas de trabajadores llegaron en varios autobuses desde Orlando a la sede de la compañía eléctrica de Florida del condado de Saint Lucie, salpicado de zonas inundables y barrios de casas rodantes.

Estas son las viviendas que suelen llevar la peor parte, aún tras una tormenta pequeña.

Sólo en Saint Lucie, más de 1.200 podadoras y camiones de electricidad están estacionados, listos para reparar postes de luz, remover árboles caídos y atender emergencias -sin contar los ejércitos de camiones desplegados en los demás condados de la costa este.

"Deja que la tormenta se tome su tiempo", dijo uno de los trabajadores, riendo. Es parte de los equipos de podadores contratados por la compañía eléctrica para podar ramas que amenacen postes de luz. "¡Yo ya estoy trabajando tiempo extra!".

Florida dispuso 118 refugios en todo el estado, donde se albergan más de 10.300 evacuados de las zonas costeras e inundables, según la División de Emergencias del estado.

En uno de esos refugios en Fort Pierce, vecino a Saint Lucie, incluso pegaba el sol el lunes de tarde. Mona Buchanan, la directora de la escuela secundaria donde funciona el albergue, comentó: "La gente está tensa porque no se sabe adónde va la tormenta".