• Bogotá, Colombia |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cuatro militares murieron y dos quedaron heridos este martes en una emboscada en el noroeste de Colombia, que fue atribuida por el ejército al Clan del Golfo, la mayor banda narco del país.

El ataque con fusiles ocurrió en una zona rural del municipio de Caucasia, en el departamento de Antioquia, cuando tropas del ejército se desplazaban para "proteger a la población civil" que estaba "en medio del fuego cruzado" entre el Clan del Golfo y otra banda narcotraficante conocida como Los Caparros, indicó el ejército en un comunicado.

"En desarrollo de la operación las tropas fueron atacadas por integrantes del Clan del Golfo, quienes se encontraban apostados en el sector en medio de una disputa por el control de las rutas del narcotráfico", agregó el texto.

De acuerdo con el balance del ejército, en la emboscada fallecieron los militares Samir Castillo, Harold Rojas, José Ramírez y Jesús Medina, mientras dos oficiales están heridos y fueron llevados al hospital de Caucasia.

Un miembro del Clan del Golfo también murió durante el enfrentamiento, señaló el boletín.

Como en varios territorios de Colombia, en Antioquia, el Clan del Golfo se disputa las rentas provenientes del narcotráfico y la minería ilegal con rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidentes de las FARC que no se acogieron al pacto de paz firmado en 2016 con el gobierno de Juan Manuel Santos.

El Clan del Golfo surgió de los remanentes de paramilitares de ultraderecha que se desmovilizaron en 2006.

El Clan del Golfo surgió de los remanentes de paramilitares de ultraderecha que se desmovilizaron en 2006.Imagen referencial/ Archivo/END

Según fuentes militares, en mayo de 2019 contaba con cerca de 1.500 integrantes, tras ser diezmado por una fuerte ofensiva estatal.

Aunque aliviada por la firma del pacto con las FARC, Colombia vive un conflicto armado que en medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcos, con saldo de ocho millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

Tras cuatro décadas de lucha contra el narcotráfico, Colombia sigue siendo el principal productor mundial de cocaína y Estados Unidos el mayor consumidor de esta droga.