• |
  • |
  • Edición Web

El Centro Nacional de Huranes (NHC) informó que el vórtice del devastador huracán Dorian pasaba en la madrugada del miércoles al este de Cabo Cañaveral, Florida.

El letal meteoro estaba a 144 kilómetros (90 millas) al este-noreste de Cabo Cañaveral. Los vientos máximos sostenidos de la tormenta alcanzaron 175 km/h (110 mph) y se desplaza con dirección nor-noroeste a 11 km/h (7 mph).

El NHC, con sede en Miami, prevé que Dorian efectúe un giro hacia el norte el miércoles en la noche, y otro hacia el norte-noreste el jueves por la mañana.

Lo peor del huracán Dorian, ahora categoría 2, abandonó las Bahamas el martes dejando al menos siete muertos, mientras comenzaba a moverse más rápido a su llegada a las costas estadounidenses.

"Podemos esperar que se registren más muertes. Esto es solo información preliminar", dijo el martes el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis.

"Marsh Harbour ha sufrido, estimaría, más del 60 por ciento de daño a sus hogares", afirmó Minnis, refiriéndose al puerto en Gran Ábaco.

Funcionarios de rescate reportaron escenas de devastación absoluta en partes de las Bahamas y se apresuran a hacer frente a una inminente crisis humanitaria. Se desconoce el alcance total de la devastación.

Fuertes vientos e inundaciones destruyeron o causaron daños severos en miles de casas, inutilizaron hospitales y atraparon a personas en sus áticos.

"Es una devastación total. Quedó destruida. Apocalíptico. Parece como si una bomba hubiera explotado", dijo Lia Head-Rigby, quien ayuda a manejar una organización local de asistencia y que realizó un recorrido aéreo por las Islas Ábaco, una de las zonas más afectadas. "No se puede reconstruir lo que estaba ahí; hay que empezar de nuevo".

El ojo del huracán se moverá peligrosamente cerca de la costa este de Florida y Georgia hasta la noche del miércoles. Después se espera que pase cerca o por encima de la costa de Carolina del Sur y Carolina del norte entre el jueves y el viernes por la mañana.