• Lima, Perú |
  • |
  • |
  • AFP

Cinco indígenas, entre ellos cuatro niños, murieron intoxicados tras comer pescado contaminado en una remota aldea nativa en la Amazonía central de Perú, informó este viernes el ministerio de Salud.

Los hechos ocurrieron el jueves en la Comunidad Nativa Parijaro en la región peruana de Junín, luego de que más de 30 pobladores consumieran 'patarashca' de pescado (pescado envuelto en una hoja de bijao), supuestamente contaminado con una sustancia tóxica.

"Hasta el momento se reportan cinco fallecidos y 29 pacientes en observación por intoxicación producto de la ingesta de patarashca de pescado", indicó el ministerio en un comunicado.

Dos helicópteros militares llevaron médicos a esa remota aldea del distrito del Río de Tambo para evacuar a los afectados hacia el hospital de Satipo, la cabecera provincial, 400 km al este de Lima.

Los médicos fueron trasladados por vía aérea ya que la aldea se encuentra en una aislada zona selvática sin carreteras, a la que se llega tras viajar ocho horas en bote desde el poblado más cercano, explicaron funcionarios.

En la aldea afectada, situada dentro de la reserva Asháninka, viven 36 familias, que suman 110 personas, según las autoridades.

En camino al hospital fallecieron dos de los niños, indicó el Ministerio.

Según las autoridades, la intoxicación pudo ser causada por el consumo de pescado contaminado con barbasco (Paullinia cupana), una planta que tiene efectos narcóticos, usada para pescar en los ríos de la Amazonía.

Los nativos muelen la hoja del barbasco y la mezclan con yuca molida para preparar un cebo que adormece a los peces. En septiembre de 2010, dos niños murieron y otro medio centenar de personas enfermaron por consumir agua o pescado contaminado con barbasco en la región amazónica de Loreto, en el norte de Perú.

Los lugareños comieron pescado asado entre lunes y martes, y el miércoles comenzaron a sentir efectos nocivos, vómitos, diarreas e inflamación de garganta, entre otros síntomas, dijo la ministra de Salud, Zulema Tomás.

"El domingo han ido a pescar (...), pero para poder pescar utilizan una sustancia llamada barbasco", explicó la ministra, quien viajó este viernes a la zona de la aldea.

Los asháninkas, una etnia integrada por más de 80,000 personas, habitan la selva central y sudeste de Perú.