• Ankara, Turquía |
  • |
  • |
  • AFP

Soldados turcos y estadounidenses realizaron este domingo su primera patrulla conjunta en el noreste de Siria, en un sector que debería convertirse en una "zona de seguridad" según un acuerdo al respecto, constató la AFP.

Seis vehículos blindados turcos cruzaron la frontera hacia Siria y se unieron a tropas estadounidenses para efectuar la primera patrulla conjunta, en el marco de un acuerdo concluido el 7 de agosto según un periodista de la AFP en el lugar.

Los blindados turcos y estadounidenses se desplazaron varios kilómetros hacia el sur del territorio sirio antes de dirigirse hacia el oeste, de acuerdo a un fotógrafo de la AFP.

La patrulla finalizó su trabajo hacia el mediodía, con el regreso a Turquía de la unidad turca.

Washington y Ankara crearon recientemente un centro de operaciones conjuntas para coordinarse en el establecimiento de la zona de seguridad. Foto: AFP/END

El acuerdo entre Turquía y Estados Unidos, alcanzado el mes pasado, prevé la creación de una zona de seguridad entre la frontera turca y las zonas sirias controladas por las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG), apoyadas por Washington, al este del río Eufrates.

Ankara considera como un grupo terrorista a las YPG, al tratarse, según las autoridades turcas, de una extensión en Siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado como una organización terrorista por Turquía, así como por la Unión Europea y Estados Unidos.

El apoyo estadounidense a las milicias kurdas representó una de las mayores discrepancias entre Ankara y Washington, aunque ambos forman parte de la OTAN.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó este domingo que "en cada paso que hacemos lo que nosotros queremos es distinto de lo que tienen en la cabeza (los estadounidenses)".

Washington y Ankara crearon recientemente un centro de operaciones conjuntas para coordinarse en el establecimiento de la zona de seguridad. Foto: AFP/END

"Nuestro aliado no quiere crear una zona de seguridad para nosotros, sino para los terroristas", añadió durante un discurso televisado.

"Aplicamos el acuerdo y no nos supone ningún problema mientras sirva para evitar la guerra", declaró a la AFP Riyad Al Jamis, jefe del consejo militar de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), integradas mayoritariamente por milicias kurdas.

Los kurdos empezaron a finales de agosto a retirarse de la frontera turca, eliminando montículos de tierra y retirando algunas de las unidades de las YPG.

La patrulla permitió a las fuerzas turcas de observar "por ellas mismas los progresos hechos en la destrucción de fortificaciones de las YPG y las zonas abandonadas voluntariamente" por las milicias kurdas, indicó en un comunicado el coronel Myles Caggins, portavoz de la coalición dirigida por Estados Unidos en Siria.

Washington y Ankara crearon recientemente un centro de operaciones conjuntas para coordinarse en el establecimiento de la zona de seguridad. Foto: AFP/END

- Discrepancias sobre función de la "zona de seguridad" -

Damasco condenó este domingo esta operación conjunta entre soldados estadounidenses y turcos en el nordeste de Siria.

"Siria condena con gran firmeza las patrullas conjuntas realizadas entre Estados Unidos y el régimen turco", informó la agencia estatal Sana citando declaraciones de una fuente del ministerio de Relaciones Exteriores sirio.

Washington y Ankara crearon recientemente un centro de operaciones conjuntas para coordinarse en el establecimiento de la "zona de seguridad".

Erdogan aseguró que Donald Trump le había prometido que la zona tampón tendrá una extensión de 32 kilómetros de ancho.

Washington y Ankara crearon recientemente un centro de operaciones conjuntas para coordinarse en el establecimiento de la zona de seguridad. Foto: AFP/END

El dirigente turco también amenazó con lanzar una operación militar en el norte de Siria si Turquía no lograba controlar la "zona de seguridad".

Aunque se desconoce la extensión exacta y la fecha en la que se establecerá la zona tampón, Erdogan se mostró "determinado" a que sea antes de finales de septiembre.

Con la creación de la "zona de seguridad", Ankara espera que se instalen allí una parte de los 3,6 millones de refugiados sirios que viven en Turquía. Un proyecto que urge a las autoridades turcas, que temen una nueva llegada masiva de migrantes a causa de la ofensiva del ejército sirio en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.

"Aunque se realicen patrullas conjuntas, no hay una opinión compartida sobre la función de la zona de seguridad", explica Nicolas Danforth, del German Marshall Fund of the United States, quien considera que mientras Estados Unidos desea preservar la autonomía de las milicias kurdas, Turquía quiere acabar con ellas.