• Beirut, Líbano |
  • |
  • |
  • AFP

El grupo libanés Hezbolá aseguró este lunes que derribó un dron israelí cuando atravesó la frontera entre los dos países, una semana después de un aumento de tensión entre el movimiento chiíta y el ejército israelí.

El dron estaría actualmente "en manos" de Hezbolá, según el grupo chiíta. El incidente fue confirmado por el ejército israelí, que indicó que uno de sus drones "cayó" en el sur del Líbano, pero subrayó que no había ningún riesgo de que las informaciones que contenía el aparato fueran descifradas.

Este episodio se produce en un nuevo momento de crispación en Oriente Medio, donde hubo en las últimas horas ataques aéreos en el este de Siria contra posiciones de las fuerzas iraníes y milicias aliadas, que se saldaron con la muerte de 18 combatientes, según informaciones de la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), que no dio más detalles sobre sus autores.

Además, el ejército israelí aseguró que varios cohetes fueron lanzados en las últimas horas desde Siria hacia su territorio, pero no consiguieron alcanzar su objetivo.

Según portavoces militares, los cohetes fueron lanzados por "milicias chiítas" en Siria que operan siguiendo órdenes de la fuerza Al Quds, unidad de élite de los Guardianes de la Revolución iraní.

La escalada de violencia de las últimas semanas entre Hezbolá y sus aliados e Israel comenzó cuando dos milicianos de Hezbolá murieron en un bombardeo israelí el 24 de agosto.

Un día después, se produjo un ataque con drones en la periferia sur de Beirut, bastión de Hezbolá, atribuido a Israel, y el movimiento chiíta amenazó con derribar todos los drones israelíes que penetraran en territorio libanés.

El incidente fue confirmado por el ejército israelí. Imagen referencial. Archivo/END

Posteriormente, el 1 de septiembre, hubo un intercambio de disparos entre Hezbolá e Israel en la frontera. Peso pesado de la vida política libanesa, Hezbolá es considerado un grupo "terrorista" por Israel y Estados Unidos.

Militarmente es aliado de Teherán y del régimen de Damasco en el conflicto en Siria, donde sus posiciones son frecuentemente objetivo de los bombardeos israelíes.

Israel y Hezbolá se enfrentaron por última vez en 2006, en una guerra que devastó Líbano y dejó más de 1,200 muertos del lado libanés, civiles en su mayoría, y 160 en Israel, fundamentalmente militares.

Israel acusó recientemente a Hezbolá y a Irán de usar el territorio libanés para convertir cohetes en misiles de precisión que podrían ser una gran amenaza para Israel y causar daños importantes.