• Ciudad de México, México |
  • |
  • |
  • AFP

La inflación en México se desaceleró en agosto para ubicarse en 3,16% anual, la tasa más baja desde octubre de 2016, en medio de descensos en los precios de productos agropecuarios y de los energéticos, informó este lunes el instituto de estadística, INEGI.

La cifra de agosto, el cuarto mes consecutivo de moderación de la inflación, la ubica cada vez más cerca del centro del objetivo del Banco de México (central), que es de 3% anual, con un rango de variación, hacia arriba o hacia bajo, de un punto porcentual.

"Los precios de los productos agropecuarios descendieron (-)1,50% mensual y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno (-)0,10% en agosto de este año", detalló el INEGI en un comunicado.

El dato de agosto se ubica por debajo del 3,78% de julio y del 4,9% que alcanzó en el mismo mes del año pasado.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Foto: AFP/END

El índice de precios subyacente, una medición que excluye los precios de bienes más volátiles como alimentos y combustibles, registró un aumento mensual del 0,2% y una tasa anual del 3,78%.

La ralentización en los precios junto con un pobre desempeño de la economía, que permaneció estancada durante el primer semestre del año, llevaron al Banco de México (Banxico) a reducir en agosto su tasa de interés de referencia por primera vez en cinco años.

El banco recortó la tasa clave en 25 puntos base para dejarla en 8%.

"Con la inflación bajo control el Banxico puede seguir recortando la tasa de interés base", opinó Alfonso Esparza, analista senior para América Latina de Oanda en un reporte a clientes.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Foto: AFP/END

La economía mexicana, la segunda de América Latina, tuvo nulo crecimiento en el segundo trimestre, tras contraerse 0,2% en el primero, situándola al borde de la recesión.

En vista de ello, Banco de México recortó a finales de agosto su pronóstico de crecimiento del PIB para 2019 a un rango de entre 0,2 y 0,7%, desde una previsión anterior de entre 0,8 y 1,8%.

Pese a ello, el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que México crecerá 2% en el año y ha restado importancia a las cifras, destacando que su administración está impulsando una mejor distribución de la riqueza en el país.