• Viena, Austria |
  • |
  • |
  • AFP

"El tiempo apremia", advirtió este lunes el OIEA a los funcionarios iraníes, exhortándolos a cooperar "plenamente" con el gendarme de la ONU encargado de controlar las actividades nucleares de Teherán, en tanto el país franquea una etapa más en la reducción de sus compromisos respecto a sus actividades nucleares.

Tras regresar de un viaje a Teherán durante el fin de semana, el director general interino del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el rumano Cornel Feruta, insistió en cuanto a la mayor implicación que solicitó a sus interlocutores iraníes en sus discusiones con los equipos de esa agencia de la ONU.

"Subrayé la necesidad de que Irán responda pronto a las preguntas" del organismo que controla el programa nuclear de Teherán, dijo Feruta ante el Consejo de gobernadores del OIEA, al que informó sobre su visita.

El OIEA también confirmó este lunes la puesta en marcha por parte de Irán de centrifugadoras más avanzadas, que podrían aumentar su reserva de uranio enriquecido, un nuevo paso en la reducción de los compromisos adquiridos por el país en virtud del acuerdo de 2015, cuyo objetivo es evitar que desarrolle el arma atómica.

A pesar de haber entrado en esta tercera fase de reducción gradual de sus compromisos, Irán enfatizó que continuará permitiendo el acceso (a sus instalaciones) a los inspectores del OIEA con normalidad.

La insistencia del OIEA respecto a la respuesta que espera de Irán parece ser signo de cierta impaciencia ante la demora en brindar la información solicitada por sus expertos, según fuentes diplomáticas. Algo que Feruta no interpreta de igual manera, puesto que se manifestó "satisfecho del tono y contenido" de las conversaciones que mantuvo en la capital iraní.

Irán puso en marcha centrifugadoras avanzadas cuya producción aumentará las existencias de uranio enriquecido del país, anunció este sábado el portavoz de la organización iraní de energía atómica, Behruz Kamalvandi.

La agencia activó 20 centrifugadoras IR-4 y 20 IR-6, precisó Kamalvandi en una conferencia de prensa televisada en Teherán, lo que significa un nuevo paso en la reducción de los compromisos de Irán establecidos en el acuerdo nuclear de 2015 con las grandes potencias.