• Miami, Florida |
  • |
  • |
  • AFP

El huracán Dorian causó la muerte de al menos 50 personas en las Bahamas, y muchos habitantes siguen desaparecidos, según una evaluación provisional actualizada anunciada el lunes por la noche por la policía del archipiélago.

El saldo anterior de víctimas era de 45. En total se encontraron 42 fallecidos en la isla Gran Ábaco y ocho en la isla Gran Bahama. Pero se espera que el total aumente, según las autoridades locales.

"Esperamos encontrar más personas muertas a medida que avanzan las operaciones de búsqueda", dijo la policía de Bahamas en un comunicado citado por el periódico Nassau Guardian.

Las operaciones de rescaten continúan en las Bahamas / AFP Más de una semana después de ser golpeado por el huracán Dorian, el norte del archipiélago de las Bahamas permanece en el caos y la fase de emergencia no ha terminado. La prioridad es evacuar a las víctimas de las islas más devastadas.

La desolación que dejó el huracán Dorian en Bahamas se está convirtiendo en frustración por la lentitud y escasez de la ayuda, en medio de un creciente sentimiento contra los inmigrantes haitianos que, una vez más, lo han perdido todo.

"Soy una víctima, necesito ayuda, tengo cuatro hijos y mi esposa", implora Blondel Vincent, un haitiano con nacionalidad bahameña que lo perdió todo, menos la vida y la familia, en la furiosa tormenta de tres días.

El carpintero de 41 años se refugia con su esposa e hijos en una iglesia bautista en un vecindario de mayoría haitiana en Nassau, la capital, adonde han estado llegando los habitantes de las islas del norte de Bahamas que quedaron destruidas por la crueldad de Dorian.Normalmente, los huracanes llegan y se van en unas horas. Pero Dorian se estacionó cruelmente sobre el norte de Bahamas. Cuando al fin se fue el martes pasado, dejó el horror. Las islas de Ábaco y Gran Bahama -según describen sus víctimas- parecen haber sido bombardeadas.

"La gente dice que sufrimos un huracán", dice Timothy Ronny, otro desplazado de la isla de Ábaco que ahora se refugia en la iglesia Calvary Baptist de Nassau. "Eso no fue un huracán. Eso fue una tormenta de tornados. Fueron tornados y un tsunami".

Por el momento las autoridades han dado cuenta de 45 fallecidos, aunque se espera que esa cifra aumente significativamente a medida que avancen los trabajos de recuperación. Contar los muertos, ha dicho el gobierno, no es la prioridad.

Hasta el domingo, 2.500 personas habían evacuado de las islas azotadas por Dorian y el gobierno está buscando la manera de albergarlos porque los refugios en Nassau están llenos. Se manejan opciones como instalar "refugios masivos", con tiendas de campaña, en las zonas de desastre.