• Río de Janeiro, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

El número de homicidios en Brasil cayó un 10% en 2018, totalizando 57.341, indicó el martes un informe que alerta sobre los efectos contraproducentes que podrían tener medidas preconizadas por el gobierno de Jair Bolsonaro, como la liberalización del porte de armas.

Esa disminución contrasta con el aumento de asesinatos de mujeres y miembros de la comunidad LGBT (+10,1%), así como del número de personas abatidas en operaciones policiales (+19,6%), apuntó el reporte del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), una ONG que trabaja con datos oficiales.

El número de muertes violentas en todo el país cayó de 64.021 en 2017 -un récord desde el inicio de la presentación de estos informes en 2007- a 57.341 en 2018 (-10,4%).

Y el índice de homicidios cayó en consecuencia de 30,8 a 27,5 cada 100.000 habitantes. Los estados con índices superiores a los 50 homicidios por cada 100.000 habitantes son cinco (eran ocho en 2017), y se ubican todos en el norte y el nordeste.

Eso se explica por la guerra entre facciones por el control del tráfico de drogas desde Colombia, Perú y Bolivia, "tanto para el mercado minorista como para el comercio internacional con destino a Europa", dijo a la AFP Daniel Cerqueira, miembro del consejo de administración del FBSP.

En Río de Janeiro, donde los Juegos Olímpicos de 2016 dejaron una resaca de deudas sumada a la crisis económica, las bandas de narcotraficantes protagonizaron guerras entre ellas y con las fuerzas del estado y milicias parapoliciales. El índice de asesinatos fue ahí de 39,1/100.000 (-3,21%).

Hubo asimismo un aumento de asesinatos de mujeres y miembros de la comunidad LGBT. "Estamos viviendo un momento en que el discurso de odio contra las minorías está surtiendo efecto práctico", apuntó Cerqueira.

Según el FBSP, hubo 1.206 casos de feminicidio en 2018 (+4%). El 88,8% de esas mujeres murió a manos del compañero o excompañero.

También hubo un incremento de las denuncias de violencia sexual: 66.041 (+4,1%). En Brasil se producen "180 violaciones diarias", más de la mitad de niñas de hasta 13 años, indica el reporte. Los asesinatos de miembros de la comunidad LGBT totalizaron 109 (+10,1%).

Cerqueira dice que la reducción del número de asesinatos a escala nacional empezó a detectarse en algunas áreas y en varios estados en los últimos años, pero teme que "la liberalización del porte de armas de fuego y la brutalidad de las operaciones policiales", justificadas por el actual gobierno, "eche todo a perder".

El año pasado, hubo 343 policías asesinados (75% fuera de servicio), un número en baja de 8% respecto a 2017, en tanto que 6.220 personas murieron en acciones policiales (+19,6%). Entre estos últimos, 77,9% tenían de 15 a 29 años y 75,4% eran negros, en un país con 54% de afrodescendientes.