• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no descartó este miércoles un eventual levantamiento de las sanciones a Irán para allanar el camino a un encuentro con su homólogo iraní, Hassan Rohani.

Consultado en el Despacho Oval sobre la posibilidad de levantar las sanciones que ahogan la economía iraní con el fin de abrir la puerta a un posible encuentro con Rohani, Trump se limitó a contestar: "Ya veremos".

"Creo que Irán tiene un potencial enorme (...) Esperamos poder llegar a un acuerdo", añadió, y volvió a insistir en su idea de que Teherán "quiere alcanzar un acuerdo".

La actitud de Trump parece marcar un punto de inflexión en la posición de mano dura sostenida por varios miembros de su equipo. Foto: AFP/END

Trump también advirtió que no se puede "permitir que Irán tenga armas nucleares".

"Será muy peligroso para ellos el enriquecimiento" de uranio, dijo.

En tanto, Teherán volvió a rechazar una vez más la idea de una cumbre entre los dos mandatarios si antes no se levantan las sanciones.

"Mientras el gobierno de Estados Unidos mantenga su terrorismo económico y las crueles sanciones sobre el pueblo iraní, no hay espacio para negociaciones", afirmó Majid Takht-Ravanchi, representante de Irán en la ONU.

Trump advirtió que no se puede permitir que Irán tenga armas nucleares. Foto: AFP/END

La actitud de Trump parece marcar un punto de inflexión en la posición de mano dura sostenida por varios miembros de su equipo.

"No podemos ser más claros sobre el hecho de que estamos decididos a implementar esta campaña de máxima presión y que no tenemos la intención de otorgar excepciones o derogaciones", había declarado a principios de septiembre el enviado de Estados Unidos para Irán, Brian Hook. "Estados Unidos está intensificando su campaña de máxima presión", agregó entonces.

"El presidente lo ha dejado claro, está dispuesto a un encuentro sin condiciones previas, pero mantenemos la campaña de máxima presión" contra Irán, declaró el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca.