• Madrid, España |
  • |
  • |
  • AFP

El sureste de España se vio afectado en la noche del miércoles al jueves por unas lluvias torrenciales que causaron inundaciones y el cierre de escuelas con cientos de miles de alumnos inscritos, anunciaron este jueves las autoridades locales.

Las precipitaciones fueron especialmente intensas en las regiones de Valencia y Murcia, donde se mantenía este jueves la alerta roja por "riesgo extremo" de tormentas y lluvias torrenciales.

La asociación valenciana de meteorología (AVAMET) difundió unas imágenes de muros derrumbados en el pueblo de Ontinyent (35.000 habitantes), donde se desbordó el río Clariano, vehículos arrastrados por un torrente de agua en Moixent (4.000 habitantes) o vías de ferrocarril "transformados en ríos" en Font de la Figuera (2.000 habitantes).

Según AVAMET, fueron las precipitaciones más importantes registradas en Ontinyent, uno de los pueblos más afectados, desde que se empezaron a recoger datos meteorológicos en 1917.

Las autoridades de la región de Valencia ordenaron por precaución el cierre de las escuelas en 84 municipios, con más de 255.000 alumnos afectados.

En la región de Murcia, todas las escuelas, los institutos y la universidad cerraron en este territorio de 45 municipios.

La agencia estatal de meteorología AEMET mantiene en alerta roja a cuatro provincias: Alicante, Valencia, Murcia y Almería, esta última en la región meridional de Andalucía.

Imagen referencial. Archivo/END

Desde el lunes por la tarde a el martes por la mañana, las lluvias torrenciales en la región de Madrid obligaron a los bomberos a realizar "más de 196 intervenciones, afortunadamente, sin heridos", según los servicios de emergencia.

En la ciudad más afectada en torno a la capital española, Arganda del Rey, las imágenes difundidas por medios locales muestran calles convertidas en torrentes de barro, que se llevaron por delante numerosos vehículos. Igualmente se formaron enormes montículos por la acumulación de granizo.

Cuatro autovías que circunvalan la capital española tuvieron que ser cortadas el lunes por la noche, incluyendo un tramo de la principal de ellas, la M30. Igualmente fueron cerradas cinco líneas de metro, donde algunas estaciones quedaron totalmente anegadas.