• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Web

Si hay cambios en la política de Estados Unidos hacia Venezuela cuando sea nombrado un nuevo asesor de Seguridad Nacional en reemplazo de John Bolton, no será para debilitarla, dijo el jueves el senador republicano por Florida Marco Rubio.

Rubio, un político clave en la postura de Washington hacia el gobierno en disputa de Nicolás Maduro, hizo el comentario en su cuenta de Twitter después de hablar sobre Venezuela con el presidente Donald Trump, según escribió.

Reafirmó que "es cierto que (Trump) no estuvo de acuerdo con algunas de las opiniones del asesor anterior".El senador Republicano, Marco Rubio / Archivo "Si, de hecho, la dirección de la política cambia, no será debilitarla", indicó Rubio en referencia a Venezuela.

Trump despidió esta semana a su asesor de Seguridad Nacional John Bolton.

El mandatario estadunidense ha dicho que Bolton estaba "fuera de lugar" con respecto a la crisis de Venezuela: "No estaba de acuerdo con John Bolton en su actitud hacia Venezuela", enfatizó Bolton cuando anunció su despido.

Donald Trump también dijo este jueves que su posición sobre Venezuela y Cuba es mucho más dura que la de John Bolton, quien es considerado “un halcón en política exterior”.Un día después de que el propio Trump dijera que Bolton "se pasó de la raya" con Venezuela, el mandatario afirmó en Twitter que en realidad su exconsejero lo estaba "frenando" en relación al gobierno de Nicolás Maduro y también al de Cuba, principal soporte de Caracas, según Washington.

"De hecho, mis puntos de vista sobre Venezuela, y especialmente sobre Cuba, eran mucho más fuertes que los de John Bolton. ¡Él me estaba frenando!", tuiteó Trump.

El ex asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Bolton / AFP Bolton, quien acuñó la frase "Troika de la tiranía" para referirse a Venezuela, Nicaragua y Cuba, impulsó el endurecimiento de la política contra Maduro desde su llegada a la Casa Blanca en abril de 2018.

La política de Washington para un cambio de régimen en Caracas incluyó hasta ahora una batería de sanciones económicas y el reconocimiento del líder opositor y jefe parlamentario Juan Guaidó como presidente interino, sin descartar nunca una intervención militar.