• Asunción, Paraguay |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Paraguay, Mario Abdo, destituyó el jueves a su ministro de Justicia y al jefe de Policía tras la fuga de un peligroso narcotraficante por la que se emitió orden de arresto contra el jefe del penal y siete guadiacárceles.

La fuga dejó el miércoles la muerte de un comisario de policía y tres heridos en el marco de un ataque a una caravana de vehículos que transportaba al jefe narco Teófilo Samudio, alias "Samura".

El jefe de Estado depuso a su ministro Julio Ríos y al comandante de la Policía, Walter Vázquez.

La fiscalía ordenó la captura del jefe de la cárcel de la ciudad de Emboscada, Juan Carlos Irala, y siete guardiacárceles por su responsabilidad en el escape de "Samura".

La policía detuvo también este jueves a tres hombres que integraron el numeroso grupo que atacó al convoy de la penitenciaría de Emboscada.

"El director de la cárcel no aplicó los mecanismos propios para custodiar a un preso de alta peligrosidad", dijo el fiscal antidroga Marcelo Pecci.

El presidente Abdo afirmó este jueves que "hubo corrupción y hubo dinero de por medio" en el asalto contra el convoy en el que se escapó el narco.

"Hubo complicidad de organismos del Estado", reiteró Abdo al anunciar una amplia investigación sobre el hecho.

El delincuente es considerado por la Secretaría Antidrogas (Senad) como un jefe narco ligado al llamado Comando Vermelho, sospechoso de traficar cocaína a Brasil procedente de Perú y Bolivia.

"Samura" fue capturado el 10 de octubre de 2018 junto a 10 cómplices en un operativo de la Senad en la frontera con Brasil.

El Comando Vermelho es la mayor organización criminal de Brasil dedicada al narcotráfico, considerada la más poderosa de Río de Janeiro y que compite con el PCC (Primer Comando Capital), con base en Sao Paulo.

Unos 600 presos en Paraguay, paraguayos y brasileños, militan en estas dos facciones criminales, según la Policía.