• Lima, Perú |
  • |
  • |
  • AFP

La Corte Suprema de Perú redujo este jueves de 36 a 18 meses la prisión preventiva que cumple la líder opositora Keiko Fujimori, encarcelada desde hace 10 meses por el escándalo Odebrecht, tras anunciarse el voto de la jueza dirimente que se sumó al caso.

"Se dispone que sea fijado en 18 meses el plazo de prisión preventiva a Keiko Fujimori (...), que saldrá libre el 30 de abril de 2020", dijo la jueza Susana Castañeda al leer el fallo durante la audiencia realizada en el Palacio de Justicia.

En consecuencia, acotó la magistrada, "se revocan las resoluciones (judiciales) que fijan en 36 meses el plazo de la prisión preventiva".

La decisión judicial favorece además a dos colaboradores de Fujimori, Jaime Yoshiyama y Pier Figari, que también ven reducida su prisión de 36 a 18 meses.

El fallo dirimente permitió sumar los cuatro votos que la sala requería para dictar sentencia.

Ningún magistrado se pronunció a favor de anular la prisión, como pedía la excandidata presidencial.

La jueza se sumó hace un mes al tribunal que evalúa el caso para dirimir en la discordia en torno al recurso de casación (apelación) que presentó Fujimori en enero.

Los jueces Hugo Príncipe, Jorge Castañeda y Zavina Chávez habían votado en agosto por reducir de 36 a 18 meses el plazo de prisión preventiva de la dirigente de Fuerza Popular (derecha, populista). Los magistrados Iván Sequeiros e Iris Pacheco se habían inclinado por mantener la medida restrictiva de 36 meses.

La defensa de Keiko Fujimori ya anunció que seguirá buscando poner fin a una detención que califica de arbitraria e ilegal. La casación cierra una cadena de apelaciones en el marco de la justicia peruana.

"Nosotros siempre vamos a agotar todas las vías. La constitucional, apelar al Tribunal Constitucional" para lograr su libertad, reiteró la abogada Giulliana Loza.

Mark Vito, esposo de Fujimori, manifestó que "no hay justicia en el Poder Judicial, solo hay intereses políticos".

Problemas de salud y elecciones

La audiencia de este jueves ocurrió cinco días después de que Keiko, de 44 años, sufriera según su partido problemas coronario y de presión, que obligaron a someterla a exámenes cuyos resultados se desconocen públicamente.

"Keiko Fujimori ha tenido problemas de salud y ha requerido la atención de un médico cardiólogo", señaló Fuerza Popular en un comunicado.

Keiko Fujimori. EFE/END.

La primogénita del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), también encarcelado, fue enviada por un juez a prisión preventiva el pasado 31 de octubre en el marco del escándalo de la constructora brasileña Odebrecht, que también salpica a cuatro exmandatarios peruanos.

Keiko, dos veces candidata presidencial, es investigada por la fiscalía por supuesto lavado de activos vinculado a aportes ilícitos de campaña de Odebrecht por un monto de 1,2 millones de dólares, y se encuentra recluida en una cárcel de mujeres de Chorrillos, al sur de Lima.

Pero la ley le permite ser candidata desde prisión si no existe condena.

Perú debate una propuesta del presidente Martín Vizcarra de adelantar un año las elecciones para abril de 2020 a fin de superar "una crisis institucional" que causa recurrentes choques con el Congreso bajo control fujimorista.

No obstante, los sondeos muestran que una amplía mayoría de peruanos le quitó su respaldo a Keiko, tras haber sido la más popular entre los políticos de Perú y obtener casi el 50% de votos en los últimos dos comicios presidenciales (2011 y 2016).

El caso Odebrecht, su rechazo a las reformas anticorrupción de Vizcarra y las pugnas con su hermano menor Kenji (suspendido del Congreso) debilitaron al fujimorismo. Ahora solo conserva apoyo del 9% de los peruanos, según sondeo de Ipsos.

El escándalo Odebrecht también salpica a los expresidentes Pedro Pablo Kuczynski, Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Alan García (1985-1990 y 2006-2011), quien se suicidó en abril antes de ser detenido.