• Ginebra, Suiza |
  • |
  • |
  • AFP

La ONU advirtió este viernes de los efectos funestos que podrá entrañar el visto bueno de la Suprema Corte de Estados Unidos a la estricta limitación de demandas de asilo de migrantes procedentes de Centroamérica.

El presidente estadounidense, Donald Trump, convirtió la lucha contra la inmigración clandestina en uno de sus puntos claves de gobierno y quiere reducir, cueste lo que cueste, el número de migrantes que llegan a la frontera sur de Estados Unidos.

La justicia estadounidense estimó el miércoles que la regla de la administración Trump, que obliga a la mayoría de los migrantes a solicitar el estatuto de refugiado desde un tercer país que haya atravesado durante su exilio hacia Estados Unidos, se aplicará temporalmente.

"Lamentamos el impacto que tendrá la aplicación" de esta decisión "en las personas que piden asilo", declaró un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Andrej Mahecic, en una rueda de prensa en Ginebra.

Varias decenas de miles de personas, a menudo familias con hijos, se verán afectados por esta medida que representa un punto y aparte en la política migratoria estadounidense.

"Cualquier persona que huya de la violencia o de la persecución tiene que poder acceder a procedimientos de asilo completos y eficaces y a una protección internacional", recordó el portavoz.

La ONU advirtió este viernes de los efectos funestos que podrá entrañar el visto bueno de la Suprema Corte de Estados Unidos a la estricta limitación de demandas de asilo de migrantes procedentes de Centroamérica.Imagen refrencial. Archivo/END

Las personas que llegan al sur de Estados Unidos y solicitan asilo son a menudo familias y menores no acompañados que aseguran escapar de la violencia y la pobreza. "Para muchos, encontrar un refugio es una necesidad urgente", aseguró Mahecic.

"Es imprescindible que estas personas sean rápidamente identificadas y puedan beneficiarse de la ayuda y protección que necesitan", agregó.

Desde finales de 2018, Estados Unidos se enfrenta a un flujo importante de migrantes ilegales que llegan a su frontera con México, lo cual ha enturbiado las relaciones entre los dos países.