• Estelí, Nicaragua |
  • |
  • |
  • AFP

El exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, sigue siendo el favorito para enfrentar a Donald Trump en las presidenciales de 2020, pero su desempeño aún dejaba dudas el viernes, tras el tercer debate televisado en la carrera para definir el candidato demócrata.

El encuentro del jueves en Houston, Texas, reunió por primera vez sólo a 10 de la veintena de aspirantes a desbancar a Trump de la Casa Blanca, entre ellos los tres que lideran las encuestas según el promedio de RealClearPolitics: Biden (26,8%), y los senadores Bernie Sanders (17,3%) y Elizabeth Warren (16,8%).

En el pelotón, se destacó el exlegislador de Texas Beto O'Rourke (2,8%), quien tras el tiroteo masivo a principios de agosto en El Paso, su ciudad natal, suspendió su campaña durante casi dos semanas para consolar a deudos y heridos. La matanza dejó 22 muertos, ocho de ellos mexicanos.

Meses antes de la primera votación de las primarias demócratas en Iowa en febrero, esto es lo que dejó este debate:

Candidatos demócratas. AFP/END

- Sombras sobre Biden -

El centrista Biden, de 76 años, evitó errores y aguantó con hidalguía las críticas de sus rivales, especialmente de Sanders, el precandidato ubicado más a la izquierda.

Para los analistas, la primera media hora fue el punto alto de Biden, quien defendió sus planes de atención de salud contra Sanders y Warren y los desafió sobre los costos de sus propuestas.

Pero en la segunda mitad de la maratón de casi tres horas, el favorito pareció menos firme y Julian Castro, un excolega del gabinete de Obama que tiene 1% de intención de voto, le lanzó un ataque injustificado por un lapso de memoria que el septuagenario no tuvo.

Y aunque el exvicepresidente sobrevivió al golpe, visto como un posible bumerán para Castro, el único precandidato hispano, el intercambio mostró lo que muchos temen: que Biden no tenga la resistencia y agudeza mental para la agotadora campaña que le espera.

"Me pregunto si la inestabilidad de Biden, que aparece de manera persistente, podría erosionar la ventaja de la que actualmente goza como el candidato que la mayoría considera la mejor opción contra Trump", dijo politólogo de la Universidad de Virginia, Kyle Kondik.

"Pero si fuera a afectarlo, podrían pasar meses antes de que baje en las encuestas", advirtió a AFP.

Bernie Sanders  y Joe Biden. AFP/END

- Warren, en ascenso -

Warren, de 70 años y estrella en ascenso de la primaria demócrata, no atacó ni fue atacada por sus rivales y se posicionó como una firme contendiente.

"Fue Warren quien silenciosamente tuvo el mejor desempeño", opinó en CNN Julian Zelizer, experto en historia política de la Universidad de Princeton.

Bestia negra de Wall Street por sus propuestas progresistas, Warren centró su mensaje en terminar con la "corrupción" de un sistema que, según ella, recompensa a los ricos y castiga a la clase trabajadora.

La precandidata volvió a mostrar afinidad ideológica con Sanders, de 78 años y con quien pelea el segundo puesto, sobre todo en los temas de salud, aunque analistas advierten que ese frente unido puede romperse en los próximos meses dado que compiten por el mismo electorado.

El próximo debate será el 15 de octubre en Ohio. AFP/END

- Beto brilló -

O'Rourke, que tras la matanza de El Paso reenfocó su campaña en torno a la violencia armada, tuvo su mejor noche, luego de generar bromas en el primer debate por responder en español una pregunta sobre impuestos que no contestó claramente.

El jueves sus pares elogiaron su respuesta al tiroteo masivo. Y cuando se le preguntó si preveía confiscar rifles de asalto, armas usadas en la masacre, el político de 46 años se pronunció contundentemente a favor.

"Demonios, sí, vamos a tomar tu AR-15, tu AK-47. Ya no permitiremos que se usen contra nuestros conciudadanos", afirmó.

Joe Biden. AFP/END

En un país, donde el porte de armas genera divisiones, O'Rourke busca que el gobierno recompre obligatoriamente armas de guerra, un planteo que comparte con otros dos precandidatos demócratas: los senadores Kamala Harris de California (6,5% en los sondeos) y Cory Booker de Nueva Jersey (2,3%).

"Rourke fue la clara estrella de la noche porque fue auténtico y honesto", subrayó la analista Sophia Nelson en una columna en la revista Politico.

El próximo debate será el 15 de octubre en Ohio.