• Madrid, España |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, visitó el sábado las regiones del sureste del país, donde cinco personas han muerto y 3,500 se han visto obligadas a dejar sus hogares, ya que el tren y los servicios aéreos se mantuvieron interrumpidos en la zona.

Desde el miércoles, estas regiones han sufrido precipitaciones récord, lo que provocó el caos en las carreteras, cortó el transporte público y provocó importantes riadas.

Inundaciones muy rápidas arrastraron automóviles y anegaron viviendas en las regiones de Valencia, Murcia y Andalucía. Cinco personas murieron en diferentes accidentes cuando trataban de cruzar en automóvil las carreteras inundadas, incluido un hombre cuyo vehículo quedó atascado en un túnel el viernes, en el centro de la ciudad costera de Almería.El presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez / Archivo Tras observar los daños causados desde un helicóptero, que sobrevoló la ciudad de Orihuela, en la región de Valencia, Sánchez visitó un centro de mando para operaciones de emergencia, informó su oficina.

Además de las 1.500 personas que habían salido de sus casas previamente por orden de las autoridades, los funcionarios evacuaron el viernes a otros 2.000 residentes del pueblo de Santomera, en la región de Murcia, como medida de precaución, debido a la apertura controlada de una represa local, explicó el ministerio del Interior.

El rey Felipe VI de España lamentó la pérdida de vidas y los daños materiales. "Cinco vidas perdidas y miles de presentes y futuros arrastrados por las aguas en el Levante y Sureste en estos días de tragedia. Que entre todos, con la ayuda de todos, seamos capaces de vencer la desesperanza que pesa ahora sobre tantos y tantos hogares y familias", dijo el monarca el viernes en Twitter.

La tormenta se trasladó más hacia el oeste el sábado, lo que provocó una inundación repentina en el pueblo de Alhaurín el Grande, en la provincia de Málaga, que sumergió una docena de automóviles, según las autoridades locales.Varias regiones de España sufren inundaciones / AFPEl aeropuerto de Murcia, que fue cerrado el viernes debido a las inundaciones, reabrió el sábado. Dos vuelos que debían aterrizar en la isla de Ibiza, en las Baleares, fueron desviados a otro aeropuerto español y otros dos fueron cancelados debido al mal tiempo, dijo el operador de aeropuertos españoles AENA.

Los servicios ferroviarios en el sureste de España permanecieron interrumpidos el sábado y varias rutas en Valencia y Murcia estaban totalmente cerradas, dijo Renfe, la empresa estatal de trenes, en un comunicado.