•  |
  •  |
  • AFP

El grupo famacéutico suizo Novartis descarta la idea de donar vacunas contra la gripe porcina a los países pobres pero está dispuesto a consentir rebajas, indicó uno de sus directivos, citado hoy por la prensa británica. "Para que la producción sea viable, debe haber incentivos financieros", manifestó el director general de Novartis, Daniel Vasella, en declaraciones publicadas por la edición internet del Financial Times. Varios gobiernos ya encargaron una cantidad "importante" de lotes de vacunas contra la gripe porcina, A(H1N1), precisó Vasella.

Novartis recibió a fines de mayo 289 millones de dólares del ministerio estadounidense de la Salud (HHS) para asegurar el desarrollo, los estudios clínicos y la producción de una vacuna contra la pandemia declarada el jueves por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pandemia puede poner en serias dificultades a países pobres
Por su parte, la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, advirtió hoy en Nueva York que la actual pandemia de gripe porcina podría poner en dificultades a los servicios de salud de los países pobres. "Los países en vías de desarrollo presentan vulnerabilidad más grande y menor capacidad de resistencia. Son ellos los que serán más tocados y pondrán más tiempo en recuperarse ", manifestó Chan al participar en un foro organizado en la ONU sobre "Los medios de promover la salud a escala mundial en tiempo de crisis".

La pasada semana la OMS declaró la primera pandemia de gripe atípica del siglo, vehiculizada por el virus A (H1N1) de la gripe porcina. Detectada en México en abril, la enfermedad contaminó 35.928 personas en 76 países y dejó 163 muertos, según el último balance publicado por la organización. "El desafío impuesto por la pandemia, agregado al aumento de las enfermedades crónicas, podría convertir en inoperantes los servicios de salud ya frágiles" en los países en vías de desarrollo, indicó Chan.

La directora evocó que el nivel de preparación para luchar contra la pandemia no tenía precedentes, pero igualmente señaló que la capacidad para hacer frente a la enfermedad estaba en fuerte desequilibrio en favor de las naciones ricas.