elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades palestinas consideran inaceptables las condiciones impuestas por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a la creación de un Estado palestino y esperan que la presión internacional le haga cambiar de postura. "Tras el discurso de Netanyahu, parece claro que estamos ante un gobierno israelí que en realidad rechaza una solución de dos Estados, el cese de la colonización y la reanudación de las negociaciones en el punto en el que se habían detenido" a finales de 2008, afirmó el negociador palestino Saeb Erakat.

"La pregunta ahora es la siguiente: ¿qué harán los mediadores internacionales?" al referirse a Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la ONU, que abogan por una resolución del conflicto basada en la creación de un Estado palestino junto a Israel. Según él, la dirección palestina se puso en contacto "desde anoche" con la administración estadounidense y los países europeos y árabes "para explicar que Netanyahu no ha hecho más que emitir cinco 'no'".

"Ha dicho no a una solución con dos Estados, no al congelamiento de la colonización, no a la visión del presidente Barack Obama para un nuevo Oriente Medio, no a la reanudación de las negociaciones en el punto en el que se habían dejado y no a la Iniciativa de paz árabe" al proponer una normalización con Israel a cambio de su retirada de los territorios ocupados, estimó.

Sometido a fuertes presiones internacionales, sobre todo de Washington, Netanyahu, que dirige un gabinete de derechas, aceptó en su discurso el principio de un Estado palestino pero impuso una serie de condiciones draconianas. Exigió, entre otros, la desmilitarización de este Estado y el reconocimiento por parte de la dirección palestina de Israel como Estado del pueblo judío. También excluyó la congelación de la colonización judía, el regreso de los refugiados palestinos forzados al éxodo durante la creación de Israel en 1948, o una retirada de la parte árabe ocupada de Jerusalén.

Estados Unidos y la Unión Europea aplauden discurso
El presidente Obama aplaudió el discurso como un "importante paso adelante" y la presidencia checa de la Unión Europea se felicitó por "un paso en la buena dirección". "Felicitarse por su referencia a un Estado palestino no quiere decir que la administración estadounidense o el mundo acepte el resto de lo que ha dicho", comentó Yasser Abed Rabbo, cercano colaborador del presidente palestino Mahmud Abas, en la radio oficial.

"Habló de un Estado desmilitarizado pero también lo ha despojado de todos sus atributos de soberanía, transformándolo en un protectorado formado por cantones aislados", añadió. "Netanyahu desafía al mundo. La comunidad internacional debe responder con presiones destinadas a aislar la política de Netanyahu y a obligar a Israel a someterse al proceso de paz", añadió.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, consideró por su parte que pedir a los palestinos que reconozcan el carácter judío del Estado de Israel "arruinaba las posibilidades de paz". Para Hafez Al-Barghouthi, redactor en jefe de Al-Hayad Al-Jadida, el diario de la Autoridad Palestina, el primer ministro israelí "le ha escupido a la cara a aquellos que apostaban por que la varita mágica de Obama fuera a engullir las colonias y obligar a Netanyahu a aceptar una solución con dos Estados".

Abdelmajid Soweilem, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Al-Quds, estima que las primeras reacciones estadounidenses y europeas son "extremadamente frustrantes para los palestinos". "Pienso que la postura israelí real será desenmascarada muy rápidamente", añadió. Considera que una reanudación de las negociaciones con las condiciones de Netanyahu es "extremadamente poco probable" y estima que la dirección palestina debe construir "un frente internacional contra el gobierno israelí, que debe ser aislado y sancionado".

Israel dispuesto a debatir el tema
El canciller israelí, Avigdor Lieberman, manifestó hoy en Luxemburgo que Israel está abierto a dialogar "inmediatamente" con los países árabes, incluido con los palestinos y sirios, al día siguiente del discurso de Netanyahu. "Estamos abiertos a sentarnos con los palestinos inmediatamente, estamos dispuestos a sentarnos con los sirios inmediatamente y también con otros países" árabes, declaró el ultranacionalista Lieberman, tras reunirse con responsables de la Unión Europea, UE. "Tenemos nuestra posición, nuestra visión, pero no tenemos ninguna pre-condición", afirmó Lieberman acompañado por el canciller checo, Jan Kohout, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, y la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.