• Roma, Italia |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El superior general de la Compañía de Jesús, el venezolano Arturo Sosa, pidió este lunes en Roma “un cambio de sistema” en Venezuela tras reconocer que la situación económica en su país es crítica.

“No solo se necesita un cambio de gobierno, sino un cambio de sistema”, aseguró en un encuentro en la sede de la prensa extranjera.

El religioso venezolano considera clave “el apoyo internacional para una transición” y pidió la realización de elecciones democráticas.

“Eso no es una utopía. En el pueblo venezolano existe una cultura democrática, que no ha olvidado y que no se debe olvidar. Hay muchos intereses y fuerzas armadas, pero la solución no es el enfrentamiento armado”, agregó.

Se trata de la misma posición que tiene la Iglesia venezolana, que en julio volvió a exigir al presidente Nicolás Maduro que convoque nuevas elecciones como salida a la grave crisis política y económica.

Entre tanto, docentes venezolanos reclamaron este lunes mejoras salariales alegando que sus ingresos son pulverizados por una voraz hiperinflación, al tiempo que pidieron la renuncia del ministro de Educación.Imagen referencial. Archivo/END

Maduro, bajo cuyo gobierno el país petrolero cayó en la peor crisis económica de su historia moderna, fue reelegido en mayo de 2018 en un proceso electoral boicoteado por la oposición, que lo consideró fraudulento.

El mandatario venezolano acusa a la cúpula eclesiástica de actuar como un partido político, pero marca una diferencia con el papa Francisco, que en el pasado apoyó diálogos entre el Gobierno y la oposición.

Docentes reclaman mejoras salariales

Entre tanto, docentes venezolanos reclamaron este lunes mejoras salariales alegando que sus ingresos son pulverizados por una voraz hiperinflación, al tiempo que pidieron la renuncia del ministro de Educación.

Con mensajes como “Juntos por la educación”, profesionales de distintas partes del país se concentraron al inicio del año escolar frente al ministerio de Educación en Caracas y marcharon unas cuatro cuadras exigiendo “salarios justos”.

Los manifestantes acusaron al ministro de “bajarle la santamaría (la cortina, ndlr) a la educación” en el país y denunciaron una caída en la matrícula escolar producto del colapso económico.

Coreando “Aristóbulo, ladrón, acabó la educación”, decenas de maestros pidieron su renuncia ante lo que consideran una gestión ineficiente.

La marcha fue cercada por policías y dispersada por grupos civiles armados, denunciaron oenegés.

El nuevo año escolar arrancó este lunes entre la acelerada depreciación de la moneda y una hiperinflación que cerraría 2019 en 1,000,000%, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que afectan la matriculación y la actividad educativa.

Se trata de la misma posición que tiene la Iglesia venezolana, que en julio volvió a exigir al presidente Nicolás Maduro que convoque nuevas elecciones como salida a la grave crisis política y económica.Archivo/END

“Si pago el pasaje (de autobús), no me alcanza para la comida”, se quejó Gira Hernández (50), terapista de lenguaje en una institución de educación especial en Caracas. Con 27 años de servicio, gana un salario de 100,000 bolívares (unos 5 dólares) que alcanzan para comprar unos dos kilos de carne.

Además, cifras del gremio arrojan que “más del 70% de las instituciones están vacías” y en algunos casos “sin agua ni luz”, denunció a través de un megáfono Griselda Sánchez, docente y dirigente sindical, a las afueras del ministerio.

La docente Ofelia Rivera dijo a periodistas que la matrícula se redujo porque los padres “no tienen cómo garantizar la alimentación ni los útiles escolares ni, por supuesto, el transporte” de los alumnos.

Venezuela está sumida en la peor crisis de su historia reciente, con acelerado encarecimiento de productos básicos, una caída en su vital producción de crudo y una inflación acumulada en el año de 2,674%, según el Parlamento, de mayoría opositora.

Más temprano, la vicepresidenta Delcy Rodríguez celebró un aumento registrado en las inscripciones de 2019-2020 durante una visita a un plantel en Caracas.

“Ya la matrícula escolar alcanzó la cifra de 8,244,053 niños que están en nuestras aulas”, aseveró Rodríguez, junto al ministro de Educación.