• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, viajará el martes a Arabia Saudita para evaluar la "respuesta" a los ataques del fin de semana contra infraestructura petrolera saudita, que Washington atribuye a Irán, anunció el vicepresidente Mike Pence.

"El secretario de Estado viaja hoy a Arabia Saudita para analizar nuestra respuesta", dijo Pence durante un discurso en la Fundación Heritage.

El vicepresidente reiteró afirmaciones del presidente Donald Trump, señalando que "ciertamente parece que Irán estuvo detrás de estos ataques".

"Como dijo el presidente, no queremos ir a la guerra con nadie, pero Estados Unidos está preparado", subrayó.

"Estamos listos para defender nuestros intereses y aliados en la región, no nos equivoquemos al respecto", afirmó el vicepresidente.

Un funcionario estadounidense dijo a AFP bajo condición de anonimato que Estados Unidos está seguro de que el ataque contra Arabia Saudita, un aliado de Washington y principal exportador de petróleo del mundo, se realizó desde suelo iraní con misiles de crucero.

El presidente iraní, Hasan Rohani, dijo que el ataque fue llevado a cabo en defensa propia por los rebeldes hutíes de Yemen, quienes cuentan con el respaldo de Teherán y han sido los más afectados por una campaña aérea liderada por los sauditas.

Arabia Saudita inició una intervención multimillonaria en 2015 en Yemen, agravando lo que la ONU llama la peor crisis humanitaria del mundo con decenas de miles de muertes.

Los rebeldes hutíes chiitas de Yemen amenazaron este lunes con lanzar nuevos ataques contra Arabia Saudita, tras reivindicar los golpes devastadores del sábado contra instalaciones petroleras.

"Tenemos el brazo largo y éste puede alcanzar cualquier lugar en cualquier momento", declaró este portavoz militar, Yahiya Saree, dirigiéndose al "régimen saudita".

Pidió a Riad "revisar sus cálculos y poner fin a su agresión y su bloqueo contra Yemen".

El portavoz, citado por la televisión Al Massirah controlada por los rebeldes, pidió a las compañías y a los ciudadanos extranjeros evitar las instalaciones petroleras sauditas que aún quedan, según él, en "la línea de mira" de los hutíes.