• Jalalabad, Afganistán |
  • |
  • |
  • AFP

Cuatro civiles murieron y otros 12 resultaron heridos este miércoles cuando un kamikaze se inmoló en un edificio oficial de la ciudad afgana de Jalalabad (este), tras lo cual se produjeron combates con atacantes que se habían atrincherado, tres de los cuales fueron abatidos.

"El ataque de Jalalabad terminó esta noche. Las fuerzas de seguridad mataron a tres atacantes. Cuatro civiles murieron y doce resultaron heridos", anunció el portavoz del ministerio del Interior, Nasrat Fahim.

El ataque ocurrió a primera hora de la tarde. "Un kamikaze se hizo explotar dentro de un centro de documentación electrónica", dijo un portavoz del gobierno en la provincia de Nangarhar, Ataullah Khogyani.Varios atacantes entraron luego al edificio y se atrincheraron, hasta que las fuerzas de seguridad acabaron con ellos, añadió el portavoz.

Según esa misma fuente, la operación duró horas porque las fuerzas de seguridad avanzaron muy lentamente, para no causar más víctimas civiles. Al final pudieron ser liberadas 45 personas, añadió.

El ataque, a diez días de la elección presidencial del 28 de septiembre y que se produjo un día después de un doble atentado mortal en Kabul y en la provincia de Parwán, no había sido reivindicado hasta el momento.

"Alrededor de 200 personas", entre las cuales 80 empleados, se encontraban dentro del edificio en el momento del ataque, dijo Haji Qudrat, un funcionario del centro que resultó herido en una pierna.

"Tras la explosión, escuchamos disparos de armas de pequeño calibre en los pasillos, y un hombre entró en nuestra oficina con una pistola y comenzó a disparar", indicó.

"Salté por la ventana, pero algunos de nuestros amigos fueron asesinados o resultaron heridos", declaró a la AFP. Jalalabad es la capital de la provincia de Nangahrar -fronteriza con Pakistán-, donde los talibanes y el grupo Estado Islámico (EI) son muy activos.

Escuela evacuada

"Yo estaba en clases cuando escuché una fuerte explosión, seguida de intensos disparos", declaró Mohamad Ulá, un profesor de una escuela cercana.

"Los niños comenzaron a llorar y tuvimos que evacuar la escuela. Subimos a los muros para llevar a los niños a un lugar más seguro", dijo a la AFP.

Este nuevo atentado ocurre un día después de un doble ataque suicida en Kabul y en la provincia de Parwan (centro), el segundo fue contra un mitin electoral del presidente Ashraf Ghani, en campaña para su reelección. El gobernante salió ileso.

Estos dos ataques, que dejaron unos 50 muertos, fueron reivindicado por los talibanes, que prometieron hacer todo lo posible para impedir las elecciones presidenciales.

El ejército de Estados Unidos está presente desde 2001 en Afganistán. AFP/END

Expertos y observadores coinciden en que existe un alto riesgo de que la violencia aumente debido a la reciente decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de cortar sus negociaciones con los talibanes para una retirada progresiva de sus fuerzas de Afganistán, después de que un soldado norteamericano muriera en un atentado en Kabul el 5 de septiembre.

Los talibanes están listos para retomar las negociaciones de paz con Estados Unidos, dijo sin embargo su jefe negociador, Sher Mohammad Abbas Stanikzai, en una entrevista con la BBC. "Esperamos que la otra parte repensará su decisión sobre las negociaciones", agregó.

El acuerdo que estaban negociado los talibanes y Estados Unidos preveía el inicio de la retirada de las tropas estadounidenses a cambio de garantías antiterroristas, una "reducción de la violencia" y negociaciones directas de paz de los insurgentes con Kabul.

El ejército de Estados Unidos está presente desde 2001 en Afganistán, cuando expulsó del poder a los talibanes. Actualmente, quedan unos 13.000 soldados estadounidenses.