•  |
  •  |
  • END

LIMA / AFP

El gobierno peruano presentará al Congreso un proyecto de ley para derogar dos decretos duramente cuestionados por organizaciones indígenas, y que originaron graves enfrentamientos que derivaron en la muerte de 34 personas, informó el primer ministro, Yehude Simon.

El primer ministro se comprometió, además, a levantar el Estado de Emergencia y el toque de queda, vigente en la provincia nororiental de Bagua, epicentro de las protestas de los nativos, y donde se produjeron los choques el 5 y 6 de junio, en los que fallecieron 24 policías y 10 indígenas.

“Mañana mismo (hoy martes) vamos a presentar el proyecto de ley pidiendo al Congreso que se deroguen los decretos”, dijo Simon en una reunión con una veintena de dirigentes de la etnia amazónica asháninka en Mazamari, una localidad de la selva central, a unos 400 km al este de Lima.

El objetivo es “resolver el problema con los hermanos amazónicos, conducir al país a la paz, y en función de eso no tendría ningún problema en decirle al presidente (Alan García) ‘hemos cumplido y podemos dejar la función’”, afirmó en respuesta a pedidos de la oposición que reclaman su renuncia.

“Voy con toda la fe de que podamos tener la capacidad de comunicarnos, y así como estamos con muy buena disposición, esperamos que también haya buena disposición de los ‘apus’, y le podamos dar respiro y tranquilidad al país”, dijo Simon.

Pide disculpas

El jefe del gabinete pidió “disculpas a los nativos si se sintieron agredidos por alguna acción del gobierno”, y los instó a “realizar una autocrítica sobre el fracaso del diálogo que impulsó el Ejecutivo”.

El ministro del Ambiente, Antonio Brack, quien participó en el encuentro con los nativos, dijo que “el gobierno ha cedido todo lo que podía”, subrayando que las normas a elaborarse sobre la explotación de recursos naturales en la Amazonía, contarán con la participación de los indígenas.

En la reunión, el premier Simon y los dirigentes indígenas acordaron que el bloqueo de una carretera de la selva central, en la localidad de San Ramón, cerca de Mazamari, se suspenderá por cuatro horas al día, a la espera de que el gobierno cumpla con derogar las leyes cuestionadas, momento en que se desbloqueará la vía.

Antes de la reunión, Daysi Zapata, Presidenta de la Asociación Interétnica de la Selva Peruana (Aidesep), gremio que llamó a la huelga indígena hace más de 60 días, mostró su desconfianza, argumentando que en la mesa de diálogo a establecerse se había marginado a esa organización.

Expresó también su preocupación por la situación de Alberto Pizango, máximo dirigente de Aidesep, quien tuvo que asilarse en la Embajada de Nicaragua en Lima, al ser acusado de motín, sedición y rebelión debido a la huelga de los nativos.

Simon dijo que el gremio indígena no estará al margen de las conversaciones, pero evitó pronunciarse sobre la situación de Pizango.

En el Congreso, el legislador Fredy Otárola, del opositor Partido Nacionalista, saludó el anuncio de Simon de derogar las leyes cuestionadas.

“Saludamos que se haya dado marcha atrás, y, obviamente, se levante el Estado de Emergencia en la zona”, dijo, al precisar que “esperemos que esto traiga paz a todos los peruanos y que verdaderamente se legisle con los amazónicos y con las comunidades”.