• La Paz, Bolivia |
  • |
  • |
  • AFP

Los incontrolables incendios en Bolivia arrasaron desde agosto con 4,1 millones de hectáreas de bosque y pastizales, informó este miércoles la ONG privada Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), al presentar un informe basado en imágenes satelitales de la NASA y la agencia europea ESA.

"La superficie quemada en el departamento de Santa Cruz asciende a 3 millones de hectáreas y representa el 74,5% del total de áreas afectadas por incendios a nivel nacional (4,1 millones de ha.)", afirmó la FAN en un comunicado.

Acotó que la estimación fue realizada, a partir de imágenes satelitales de la estadounidense NASA y la europea ESA, al 15 de septiembre de 2019.

Precisó que en la región de Santa Cruz (este del país) la quema es de 3.077.332 hectáreas, en Beni (noreste) 879.495, La Paz (oeste), 142.134 y en el resto de Bolivia, 30.429, haciendo un total de 4.129.390 hectáreas.

El tamaño equivale a 41.293,4 kilómetros cuadrados, similar a Suiza.

Precisamente, la gobernación de Beni informó que "bajo una resolución se ha determinado la declaratoria de alerta roja departamental", según Cristhian Cámara, director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la institución, citado por la agencia de noticias Fides.

Esa medida de emergencia permite disponer de mayores recursos económicos y a desplazar a más personal de defensa civil a las zonas afectadas.

La gobernación de Santa Cruz ya había declarado alerta roja en agosto pasado, cuando comenzaron a dispararse los incendios en el país que generalmente suelen comenzar en mayo. Los incendios de bosques y pastizales aún no han sido controlados en Bolivia, mientras los cuerpos estatales bolivianos luchan por aire y tierra para extinguirlos.

Dos aviones especiales -un SuperTanker Boeing 747 y un ruso Ilyushin-, helicópteros cisternas, unos 5.000 bomberos (entre ellos argentinos, suizos y franceses), brigadistas voluntarios, soldados y policías locales participan de las acciones de contención.

Los ambientalistas culpan a las leyes promulgadas bajo el gobierno del izquierdista Evo Morales de incentivar la quema de bosques y pastizales para ampliar la frontera agrícola.

Sin embargo, el oficialismo atribuyó el fenómeno al clima seco, a los vientos y a quemas deliberadas de desmonte de parte de lugareños.