• Londres, Reino Unido |
  • |
  • |
  • AFP

El primer ministro británico, Boris Johnson, fue atrapado en una flagrante mentira e intentó quitarle importancia afirmando en Twitter que su encontronazo con el iracundo padre de un niño enfermo no "es algo vergonzoso" sino parte de su trabajo.

Un vídeo que muestra a Johnson interpelado por ese padre, quien denuncia una falta crónica de efectivos en los hospitales británicos, se volvió viral en las redes sociales. En él, el hombre acusa al primer ministro de organizar una visita a un hospital únicamente para salir en los medios.

"Aquí no hay medios", responde Johnson, ante los periodistas.

El padre de familia se gira entonces hacia la persona que graba la escena, entre los disparos de las cámaras de fotos, y le dice: "¿Cómo que no hay medios? ¿Quién es esta gente?".

"Me alegra que este caballero me haya contado sus problemas. Esto no es algo vergonzoso, es parte de mi trabajo", tuiteó el miércoles por la noche Johnson, acusado regularmente por sus detractores de faltar a la verdad.

Al principio de su carrera como periodista, Johnson fue despedido del diario The Times por haber inventado unas citas y mentir sobre ello.

Durante la campaña del referéndum sobre el Brexit, en 2016, se sirvió de un eslogan sobre la cantidad de dinero trasferida por el Reino Unido a la Unión Europea que contenía una cifra falsa.

Y el miércoles fue calificado como "el padre de las mentiras" ante la Corte Suprema por el abogado de un grupo de parlamentarios que lo demandó por haber suspendido las labores del Parlamento hasta el 14 de octubre, solo dos semanas antes del Brexit.

Asimismo, no cesa de proclamar que hace "enormes avances" en las negociaciones sobre un acuerdo de divorcio con Bruselas mientras los responsables europeos niegan que haya el más mínimo progreso.

En las últimas semanas, enzarzado en un caótico proceso de Brexit, Johnson es sistemáticamente interpelado por ciudadanos descontentos durante sus actos oficiales.