• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

La policía brasileña lanzó este jueves una operación para detener a dos sospechosos de haber hackeado teléfonos de autoridades, informó la institución en un comunicado.

Uno de los afectados por la orden de prisión temporal fue detenido en Brasilia, según el portal de noticias G1, aunque la Policía Federal (PF) no confirmó de inmediato esa información.

Foto de referencia. ARCHIVO/END.

"Cerca de 30 policías federales participan de las diligencias que incluyen la prisión temporal de dos sospechosos y el allanamiento de cuatro inmuebles vinculados a la organización criminal investigada", explicó la PF.

Las órdenes de arresto fueron emitidas en el marco de la segunda fase de la operación "Spoofing", que investiga el pirateo de dispositivos de autoridades brasileñas, entre ellas el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro.

Moro fue juez de la operación anticorrupción Lava Jato y decretó, entre otras órdenes, la prisión del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que purga desde abril de 2018 una condena de 8 años y 10 meses de cárcel por corrupción y lavado.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. AFP/END.

En octubre de 2018, tras la victoria presidencial de Jair Bolsonaro, Moro fue nombrado ministro.

Lula, preso en Curitiba (sur), se declara inocente y afirma ser víctima de una conspiración político-judicial para impedir que el regreso de la izquierda al poder.

Esta teoría ha ganado fuerza desde junio, cuando el portal de periodismo de investigación The Intercept Brasil inició una serie de publicaciones basadas en conversaciones privadas entre Moro y los fiscales del caso Lava Jato, que sugieren cierta intimidad entre las dos partes y ponen en duda la imparcialidad del exjuez.

Moro, que no reconoce la autenticidad de los mensajes, niega haber cometido cualquier irregularidad y se mantiene firme en su cargo, con el respaldo de Bolsonaro.

The Intercept afirma haber recibido los mensajes a través de una fuente anónima y asegura que son verídicos.

Después de las primeras publicaciones, la policía lanzó en julio la primera fase de la operación "Spoofing" en la cual detuvo a cuatro sospechosos de pinchar los teléfonos de varias autoridades, pero no determinó hasta el momento si esos detenidos fueron el origen de los mensajes que obtuvo The Intercept Brasil.