• |
  • |
  • Edición Web

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo reafirmó a la ministra de relaciones exteriores de Canadá, Chrystia Freeland la importancia de la coordinación regional para responder a la crisis de Venezuela e incrementar la presión sobre el disputado gobierno de Nicolás Maduro.

Un comunicado de la vocera del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, indica que el secretario Pompeo habló con la canciller Chrystia Freeland, el martes 17 de septiembre, cuando conversaron sobre la reunión que sostuvo la jefe de la diplomacia canadiense con su contraparte de Cuba, Bruno Rodríguez, el 28 de agosto pasado.

En su cuenta de Twitter, el secretario Mike Pompeo calificó de "productiva" su conversación con la canciller Freeland. "Productiva discusión con la Ministra de Relaciones Exteriores ​@cafreeland sobre la creciente presión al exrégimen de Nicolás Maduro para restaurar la democracia en #Venezuela. #AmigosSociosAliados", dice el mensaje.

Chrystia Freeland, ministra de relaciones exteriores de Canadá. AFP/END

La canciller Chrystia Freeland, ha dicho que aunque las sanciones al disputado gobierno de Nicolás Maduro y sus aliados son parte de la presión aplicada para obligarlo a dejar la presidencia, se deben explorar "todas los caminos" para la paz.

El gobierno de Nicolás Maduro llamó este miércoles a Estados Unidos a restablecer los vínculos diplomáticos, tras iniciar un diálogo con un sector de la oposición venezolana que excluye al jefe parlamentario Juan Guaidó.

"Nosotros lo único que esperamos del gobierno de los Estados Unidos es que tenga sindéresis, que recupere canales diplomáticos y de diálogo con el gobierno" de Nicolás Maduro, declaró a periodistas la vicepresidenta, Delcy Rodríguez.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. AFP/END

Venezuela rompió relaciones con Estados Unidos el pasado 23 de enero, luego que el presidente de ese país, Donald Trump, validara la autoproclamación de Juan Guaidó como mandatario encargado.

Según la vicepresidenta venezolana, a Washington le queda "un solo camino: la negociación y la comunicación diplomática", al haber "fracasado sus proyectos" para expulsar a Maduro del poder.