• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El policía neoyorquino Ishmael Bailey, guardaespaldas de la esposa del narcotraficante Chapo Guzmán el día de su sentencia a cadena perpetua por traficar cientos de toneladas de droga a Estados Unidos, fue acusado de narcotráfico, informó el jueves la policía de Nueva York.

Bailey, de 36 años, que además de ser policía trabajaba como guardia de seguridad, es acusado de siete delitos, entre ellos posesión y venta criminal de una sustancia controlada, así como conspiración y recepción de sobornos, precisó a la AFP un portavoz de la policía de Nueva York.

Ninguna de las acusaciones están vinculadas a Joaquín "Chapo" Guzmán, el exjefe del cartel de Sinaloa, o a su joven esposa Emma Coronel. Según el diario The New York Times, Bailey es acusado de transportar y vender cocaína entre fines de agosto y mediados de septiembre, cuando fue blanco de una operación encubierta.

Bailey, que escuchó la sentencia a cadena perpetua del Chapo Guzmán sentado junto a su esposa Coronel en la corte, a pocos metros del capo narco, fue suspendido sin sueldo, informó la policía.

El subjefe de asuntos internos de la policía de Nueva York dijo a periodistas que Bailey solo fue guardaespaldas de Coronel un día, el 17 de julio pasado, cuando cubrió a un colega de la empresa privada donde trabajaba como guardia de seguridad.

Emma Coronel, esposa del Chapo Guzmán. EFE/END.

"No tuvo contacto directo con el Chapo o su esposa", aseguró.

"No hay lugar para la corrupción dentro de la policía de Nueva York", dijo el jefe del Departamento de Policía de Nueva York, James O'Neill. "Cuando un oficial mancha el escudo que miles llevaron con orgullo antes que él, será considerado responsable ante las más altas esferas de la ley".

El pasado 12 de febrero, tras un extraordinario juicio de tres meses en la corte federal de Brooklyn, el Chapo fue hallado culpable de los 10 delitos de narcotráfico, lavado de dinero y uso de armas de fuego de los que era acusado.

El gobierno estadounidense asegura que el Chapo introdujo o intentó introducir 1,213 toneladas de drogas en Estados Unidos durante un cuarto de siglo, así como 1.44 toneladas de base de cocaína, 222 kg de heroína, casi 50 toneladas de marihuana y "cantidades" de metanfetaminas.