• Buenos Aires, Argentina |
  • |
  • |
  • AFP

La candidata opositora a vicepresidente de Argentina, Cristina Kirchner, exhortó este sábado a ponerle fin a las políticas de endeudamiento del país, en un acto ante millares de sus partidarios.

"Este gobierno (de Mauricio Macri, liberal) tiene que ponerle punto final al endeudamiento", reclamó la expresidenta peronista de centroizquierda entre 2007 y 2015.

Cristina Kirchner es la compañera de fórmula del candidato a jefe de Estado Alberto Fernández, favorito tras imponerse a Mauricio Macri por más de 15 puntos en las primarias del 11 de agosto. Las presidenciales se celebrarán el 27 de octubre.

Mauricio Macri, presidente de Argentina. AFP/END

"Desde 1820 (primera presidencia nacional) que Argentina se endeuda, luego declara default, se desendeuda, vuelve a endeudarse y después otro default. Hay que discutir esto para que no suceda nunca más", dijo Cristina Kirchner a su regreso de Cuba, donde visitó a su hija Florencia, convaleciente de dolencias circulatorias.

Al retornar se enteró de la elevación a juicio oral de una causa en la que un magistrado la acusa de sobornos. Cristina Kirchner Kirchner había solicitado reiteradas veces la instancia de juicio oral pues dice confiar en que demostrará su inocencia y la persecución política de la que dice ser víctima.

Mauricio Macri, quien buscará su reelección, envió esta semana al Congreso un proyecto de ley para modificar los vencimientos de bonos emitidos bajo ley argentina por unos 32.000 millones de dólares, un 10% de la deuda pública global, al no poder afrontar los pagos por la crisis y la recesión que arrastra desde 2018.

La relación entre la deuda pública y el Producto Interno Bruto (PIB) aumentó de 38% a 90% desde 2015, según cifras oficiales.

Argentina, la tercera economía de América Latina, tiene una situación crítica, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo a las previsiones de la OCDE, Argentina padecerá en 2019 un derrumbe de la actividad de 2,7% y su PIB volvería a caer un 1,8% en 2020.