• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

El ministro de Defensa de Brasil informó este lunes que se detuvieron a 63 personas y expidieron multas por 8,7 millones de dólares durante un mes de operativo militar para combatir los incendios en la Amazonía, que hasta agosto duplicaban lo registrado en 2018.

Los resultados de la Operación Verde se divulgaron el mismo día en que el presidente Jair Bolsonaro llegó a Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU, ante la cual dijo que "reafirmará la soberanía" de Brasil, tras ser blanco de duras críticas de la comunidad internacional por el aumento de incendios en la Amazonía.

Brasil registró 30.901 focos de incendio en agosto en la región amazónica, casi el triple de los 10.421 del mismo mes de 2018, según datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), citados en una rueda de prensa encabezada por el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva.

El ministro destacó que hasta el 22 de septiembre hubo 17.095 focos de fuego en la selva tropical, cifra que, por ahora, es inferior al promedio histórico del mismo mes, situado en 33.426.

"Mostramos el resultado de la operación. Lo que venía, principalmente de afuera, era que la Amazonía estaba en llamas. Nosotros mostramos la realidad, creo que está lejos de una Amazonía en llamas", dijo el ministro, junto parte del equipo técnico que participa de la operación.

Sin embargo, Azevedo reconoció que "hay preocupación" en algunas zonas, especialmente en el centro de la región.

Bajo fuerte presión internacional, Bolsonaro, un escéptico del cambio climático, firmó el 23 de agosto un decreto para autorizar el envío de militares a los estados amazónicos. El viernes, la operación fue prolongada hasta el 24 de octubre.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. AFP/END

El ministro precisó que realizaron 571 incursiones terrestres y 250 aéreas para combatir los focos de fuego en la región amazónica, que alberga la mayor biodiversidad del mundo y es esencial para el equilibrio climático del planeta.

A raíz del aumento de incendios en la Amazonía, Bolsonaro fue criticado dentro y fuera de Brasil, donde además impulsa la explotación comercial en áreas de preservación ambiental e indígenas.

En el peor momento, el gobernante ultraderechista tuvo ácidos cruces de palabras con su par de Francia, Emmanuel Macron, que evocó una posible internacionalización de la Amazonía brasileña.