• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó duramente a China el martes, en la tribuna de la ONU, por su gestión de la crisis en Hong Kong, llamando a Pekín a proteger el "modo de vida democrático" del exterritorio británico

El presidente estadounidense aseguró que observa "muy de cerca" la situación.

"El mundo espera firmemente que el gobierno chino respete su tratado vinculante con los británicos, respaldado por Naciones Unidas, en el que China se compromete a proteger la libertad de Hong Kong, su sistema jurídico y su modo de vida democrático", añadió,

"La manera en que China decida gestionar la situación dirá mucho sobre su papel en el mundo en el futuro", estimó el magnate republicano durante su tercera participación ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Es uno de los discursos más fuertes del inquilino de la Casa Blanca sobre el tema desde el inicio, hace tres meses, de masivas movilizaciones prodemocracia en Hong Kong, que atraviesa su peor crisis política desde su traspaso a Pekín en 1997.

Hasta ahora, el presidente había dejado al Departamento de Estado la exigencia a China de cumplir con el tratado que otorga a Hong Kong "un alto grado de autonomía", sus propios sistemas judicial, legislativo y ejecutivo y la protección de su "modo de vida". Donald Trump ha tenido confianza en la capacidad del presidente Xi Jinping de resolver la crisis.

"Todos contamos con el presidente Xi, como un gran líder", dijo de nuevo el martes.

 Donald Trump ha tenido confianza en la capacidad del presidente Xi Jinping de resolver la crisis.Archivo/END

Por otro lado, el mandatario denunció nuevamente los "abusos" de Pekín en materia comercial.

"Durante años, estos abusos" en el comercio internacional "han sido tolerados, ignorados, incluso alentados", dijo Trump al poner en tela de juicio la "globalización". "En lo que respecta a Estados Unidos, esos días terminaron".

Elogiando su guerra comercial con aranceles sobre los productos chinos, repitió que esperaba "un acuerdo que fuera beneficioso para ambos países".

"Pero como dije muy claramente, no aceptaré un mal acuerdo para el pueblo estadounidense", reiteró.