• Naciones Unidas |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Argentina pidió el martes en la ONU ayuda al mundo para acabar con la impunidad en el atentado cometido hace más de 25 años contra la mutual israelita AMIA, que según la justicia argentina fue ejecutado por el movimiento chiíta libanés Hezbolá, por órdenes de Irán.

"A 25 años del ataque terrorista más brutal en nuestro territorio instamos nuevamente a la República Islámica de Irán a que coopere con las autoridades judiciales argentinas para avanzar en la investigación del atentado contra la AMIA", que mató a 85 personas y dejó 300 heridos el 18 de julio de 1994, dijo el presidente Mauricio Macri en la Asamblea General anual de la ONU.

"Y reiteramos nuestro pedido de cooperación a los países amigos, para evitar que los imputados sean recibidos o amparados por la inmunidad diplomática", añadió.

Nadie ha sido juzgado o condenado. El juez que llevó la causa está preso por usar dinero del Estado para sobornar a testigos falsos, a fin de que acusaran a policías de ser la conexión local del ataque.

El expresidente Carlos Menem (1989-1999) fue acusado de desviar la investigación, pero finalmente fue absuelto.

La expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) será juzgada por supuesto encubrimiento a iraníes acusados de participar en el ataque.

Cristina Fernández, expresidenta de Argentina. AFP/END.

La causa contra Fernández se basa en una acusación que formuló en enero de 2015 Alberto Nisman, el fiscal que investigó durante una década el atentado a la AMIA, y que fue hallado muerto en su vivienda con un disparo en la cabeza, sin signos de la presencia de otra persona en el lugar.

En julio, Washington impuso sanciones financieras a Salman Raouf Salman, un líder de Hezbolá al que acusa de ser el autor intelectual del ataque, y ofreció una recompensa de siete millones de dólares por información sobre su paradero.

Buenos Aires había sufrido otro atentado dos años antes: el 17 de marzo de 1992, una bomba voló la embajada de Israel, con un saldo de 29 muertos y unos 200 heridos.

"Queremos que todas las personas involucradas en los ataques se presenten ante tribunales argentinos, para que puedan ser juzgados y eventualmente condenados", dijo Macri. "Seguimos luchando contra la impunidad".

Macri, un liberal que busca la reelección sin muchas chances en los comicios del 27 de octubre debido a serias dificultades económicas, defendió asimismo en su discurso el multilateralismo y la apertura comercial. "El mundo es mucho más una oportunidad que una amenaza", sostuvo.

Se enfrentará en las urnas con Alberto Fernández (centroizquierda) y su candidata a vice, la expresidenta Kirchner, que le aventajan en las encuestas.